scorecardresearch

La Junta dice que las elecciones no paralizan el Tecnológico

L.M.
-

Fomento garantiza que tanto las inversiones, 5,2 millones de euros, como los plazos previstos siguen su curso a pesar del adelanto electoral.Se prevé adjudicar el fin de la urbanización antes del mes de abril

La infraestructura lleva más de una década de retraso tras acumular numerosos problemas. - Foto: Alberto Rodrigo

La obra del Parque Tecnológico acumula decenas de contratiempos que, por una razón o por otra, han demorado la puesta de largo de esta infraestructura durante más de una década. El adelanto electoral en Castilla y León -y la consecuente prórroga de los Presupuestos de cara al 2022- bien podría haber pasado a engrosar la lista de infortunios, pero según sostienen desde la administración regional no será así.

Así lo confirman desde la propia Junta, donde adelantan que tanto la partida prevista en el proyecto de Ley de Presupuestos de 2022 como los plazos para el reinicio de los trabajos no se verán alterados por la celebración de los comicios. El pasado 29 de octubre PP y Cs, por aquél entonces socios del Gobierno en la Comunidad, presentaron unas cuentas que destinaban 5,2 millones de euros al reinicio de los trabajos de urbanización pendientes en la primera fase. La administración regional ya había avanzado semanas antes que, en pro de agilizar los trámites para licitar esta obra, había encargado transferir el expediente desde la mesa de la Consejería de Economía a la de Fomento.

Este trasvase hasta llegar a manos de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (Somacyl) sigue en marcha sin importar las noticias políticas. Fuentes de la Junta apuntan que el plazo estimado para poder sacar a concurso adjudicar el fin de la urbanización sigue siendo el primer cuatrimestre del 2022.

El plazo de ejecución de los trabajos está fijado en 24 meses, por lo que, si nada se tuerce, el final de obra podría producirse en los primeros compases del 2024. Desde que la Junta empezó a invertir en el Parque Tecnológico, allá por el año 2006, se han destinado alrededor de 48 millones de euros. El proyecto que ahora se debe ejecutar asciende a 27,5 millones de euros, que serán aportados por el Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE) dependiente de la Consejería de Economía y Hacienda. La inyección económica, de este modo, ascenderá hasta los 75 millones para tener lista la urbanización completa de la primera fase, que comprende 62,4 hectáreas de las 129,8 que tendrá de extensión la infraestructura. Esta dotación, que acumula más de una década de retrasos, es una de las eternas aspiraciones del tejido empresarial burgalés.

Polo de atracción. Las obras de esta primera fase habilitarán más de 150 parcelas distribuidas en tres tipologías en función de la mercantil que se quiera implantar. Unas son las nido, para empresas de un tamaño reducido que estén dando sus primeros pasos y que requieran de poco espacio. En un formato algo más amplio figuran los terrenos de tipo medio, mientras que los más grandes se denominan extensivos. También se han reservado terrenos para equipamientos públicos, parcelas de uso terciario para locales de hostelería o comercios o lugares libres públicos. Además, se contemplan las tres áreas arqueológicas de San Medel.

Queda por definir una posible especialización del recinto: en el caso del Tecnológico de León las firmas se engloban dentro de sectores como la agroindustria, la farmacia o las TICS, mientras que el de Boecillo (Valladolid) es más generalista. Desde la FAE se han mostrado abiertos a que pueda albergar un nido de startups o empresas emergentes relacionadas con dos de los principales sectores industriales de la provincia: la automoción y la agroalimentación.