scorecardresearch

El PSOE pide 12 millones para más gasto social y para los consorcios

Á.M / Burgos
-

Desdobla sus alegaciones en dos documentos cuya aprobación implicaría destinar la mitad de esa cantidad a Servicios Sociales y la otra mitad a evitar posibles embargos patrimoniales

Uno de los capítulos que los socialistas solicitan revisar es el destinado a los afectados por la hipoteca. - Foto: Jesús J. Matías

El Grupo Municipal Socialista ha registrado dos baterías de alegaciones al presupuesto municipal de 2014, que ya está aprobado inicialmente. En un bloque de sugerencias concentran todas aquellas vinculadas a los Servicios Sociales y en el otro el resto.

En el primer caso, y tal y como explicó la concejala Mar Ramírez, hay cinco puntos concretos que implicarían mejorar la inversión en este campo en seis millones de euros. «Se trata de un plan de empleo transversal, que afecte a muchas áreas y dotado de 3,5 millones; de una línea de ayudas a personas dependientes o con discapacidad de medio millón; de mejorar la subvención a las asociaciones sin ánimo de lucro que trabajan en programas sociales con otro medio millón, de mejorar las ayudas a los afectados por la hipoteca, también con medio millón, y de subir la cooperación al desarrollo de los 862.000 euros presupuestados a 1,8 millones».

Con respecto a las personas que han sufrido desahucios o que se han visto forzadas a la dación en pago de su vivienda, Ramírez recordó que siguen cargando con el impuesto de plusvalías (el PP prometió ver la forma de evitarlo pero no lo ha hecho) y sugiere que se cubra con esta mejora presupuestaria, que además alcanzaría también a las ayudas al alquiler que, «si eliminan las restrictivas condiciones de acceso», serían «más demandadas» por familias con problemas.

Las antípodas

En el segundo bloque de alegaciones, defendidas en este caso por la concejala Carmen Hernando, se recogen el resto de propuestas ajenas al gasto social. Son diez. La más cuantiosa persigue destinar seis millones de euros a evitar que las dificultades económicas por las que atraviesan los consorcios (Villalonquéjar y ferrocarril) deriven en la subasta de los bienes y la consiguente pérdida patrimonial.

También solicitan que se aborte el rénting previsto para los buses urbanos y que se dedique dinero a la adquisición de vehículos, que se compute como gasto la partida anual para pagar el Auditorio (es de 2,3 millones que el área de Hacienda paga a la Junta por compensación) y eliminar los cánones que se están cobrando a la sociedad de Aguas para «dedicarlos a lo que le viene en gana al equipo de Gobierno mientras no paran de subir el precio».

Para compensar esos gastos o pérdidas de ingresos, Hernando defiende que se deben eliminar las inversiones previstas en el multiusos (2 millones), el bulevar de Gamonal (3,7) o la cobertura del Monasterio de San Juan (0,5). También piden suprimir «gastos prescindibles» como la revista Plaza Mayor, la Oficina de la Vivienda, Proyecta Burgos o los cargos de libre designación.