El Rincón de...

José María Vicente


Perplejidad

29/09/2020

Vivimos tiempos en los que vamos a tener que acostumbrarnos a remar a contracorriente si queremos aportar algo de nosotros mismos para salir de esta con un mínimo de dignidad. ¡Vaya semanita nos han dado los políticos! Me parece imposible hacer las cosas peor. Creo que han conseguido que me aflore un sentimiento antisistema que no pensaba que tuviera. Que se haya puesto la salud de millones de personas en el tablero de juego de la batalla política me parece un insulto. Por no hablar de cuestionar al Jefe del Estado por una decisión que, al parecer, ha sido impuesta por los socios minoritarios en el gobierno. Y los mayoritarios dejando pasar el tiempo. Todo para no incomodar al unánimamente inhabilitado Torra, que con su autoinculpación no ha dejado otra salida al Tribunal. Pero no quiero liarme. Ellos sabrán porqué lo hacen. Desde luego yo no entiendo nada de nada.
Y en ese remar contracorriente hay que valorar de forma muy especial las iniciativas empresariales que son capaces de ver la botella medio llena. Estos son los momentos en los que se demuestra con más claridad de qué están hechas las empresas. Los lectores del Diario de Burgos estamos siendo informados de algunas inversiones especialmente significativas. Muchas tienen que ver con esta tendencia imparable de descarbonizar y dar sostenibilidad a la economía. El sector de la energía es muy relevante en nuestra provincia, habiendo recibido muchas y muy grandes inversiones en los últimos años. Es posible que no sea muy intensivo en la creación de empleo, pero la producción de energía limpia va a ser esencial en un futuro muy cercano. Otra experiencia interesantísima y que también tiene que ver con la energía es la apuesta por desarrollar infraestructuras que posibiliten la utilización del hidrógeno como combustible en los vehículos. Hoy muy marginal, pero con grandes posibilidades. Una de nuestras empresas más innovadoras ha apostado por esta tecnología y por algo lo habrá hecho. Enhorabuena. Estas son las cosas de la vida real. La de todos los días. Sin tacticismos ni operaciones de imagen al servicio de la ambición política de uno u otro partido. O lo que es peor, de uno u otro líder/lideresa. Ya me han entendido.



Las más vistas