scorecardresearch

Costureras de Uganda 'made in Lerma'

I.P.
-

El Centro Arlanza y el AMPA del colegio Pons Sorolla retoman el proyecto para recaudar fondos destinados a formar en corte y confección a mujeres del pueblo de Akaba. En 2019 lograron 5.000 euros para comprar las máquinas de coser

La escuela-taller lleva el nombre de la villa ducal, en reconocimiento a su apoyo.

Carmelo del Río lleva 42 años en Uganda. Natural de Lerma, gracias a él la villa ducal y la localidad de Akaba, en el oeste del país, están más unidas que nunca. En una villa que durante años fue un referente de la industrial textil, desarrollar un proyecto solidario relacionado con ese sector es todo un reto, pero lo es sobre todo por el objetivo final del mismo y el empeño de tanta gente, tanto en el país africano como en la propia localidad a orillas del Arlanza. 

Aquí fue donde Carmelo encontró su 'alma gemela', en Pedro Angulo, el activo párroco que impulsó durante la celebración de las Edades del Hombre en 2019 una campaña de recaudación de fondos para dotar de máquinas y material a la escuela-taller de Akaba y enseñar a coser a las alumnas.  

Angulo logró entonces, a través de donativos de gente, incluso, de los visitantes a Angeli, de las colectas en las misas y donativos particulares más de 5.000 euros, que se enviaron a Uganda y con los que se compraron cinco máquinas de coser y material para comenzar a desarrollar el proyecto de corte y confección en el que participan mujeres de Akaba, donde está ahora el misionero, que antes ha estado en otras zonas del país desarrollando igualmente distintos proyecto formativos. Gracias a esta iniciativa, entonces de la parroquia y Cáritas, se les ofrece la posibilidad de una formación que les ayude a vivir de su propio trabajo. Son en general, mujeres que tuvieron que dejar la escuela y, en muchos casos apenas saben leer y escribir. Ahora con este proyecto, en la escuela bautizada como Lerma Skills Development Centre, tienen un futuro más esperanzador por delante.

Los niños que acuden al Centro Arlanza de Cáritas están haciendo marcapáginas, pulseras y adornos navideños para vender en el mercadillo del día 22.Los niños que acuden al Centro Arlanza de Cáritas están haciendo marcapáginas, pulseras y adornos navideños para vender en el mercadillo del día 22. - Foto: Miguel Ángel de la Cruz

Esta historia solidaria no acabó en ese momento, sino que sigue y de hecho, ahí están de nuevo en Lerma trabajando en hacer manualidades para vender y seguir recaudando fondos, que mandarán nuevamente a Akaba. Así, entre clases y actividades diversas este año el Centro Arlanza de Cáritas y la Asociación de Madres y Padres del colegio Pons Sorolla unen sus esfuerzos en esa labor. 

En esta ocasión es Lidia del Río, trabajadora del Centro Arlanza quien está liderando el proyecto. Unida por lazos familiares con el misionero se ha propuesto con el AMPA realizar manualidades variadas que se pondrán a la venta en un mercado solidario el día 22 en el frontón, coincidiendo con el final del trimestre del colegio y la tradicional fiesta navideña. Se ha fijado la entrada al mercadillo para los adultos a1 euro.

Tradicionalmente, en esa fecha el AMPA hacia una recogida de juguetes que se vendían a un precio  simbólicos para recaudar fondos para este colectivo. También este año se recogerán juguetes complementando el mercadillo de las manualidades para Akaba.  

La propuesta no es cerrada, está abierta a los lermeños y gente de la comarca que quiera hacer cualquier objeto y donarlo, tanto en su casa o acudiendo al Centro Arlanza. En este espacio se trabaja semanalmente con niños de Educación Primaria, y son éstos los están haciendo productos como marcapáginas, adornos navideños o pulseras, que se venderán junto a lo que aporten los padres, abuelos y demás vecinos del Arlanza. Lidia explica que se ha puesto como fecha para recepcionar las manualidades, cuya propuesta se lanzó hace un par de meses, el próximo día 17; después se organizarán y se montará el mercadillo. También pueden donar cualquier objeto que tengan en casa susceptible de venderse a un módico precio. 

Todo lo recaudado será importante, porque la escuela Lerma Skills se quiere ir dotando de más servicios, como es una cocina y mejorar la higiene del centro, material escolar y para manualidades, libros de lectura y aprendizaje, una segunda aula, herramientas de jardinería, un nuevo tanque de agua y más máquinas de coser.