scorecardresearch

Una asociación cultural impulsará el Museo Néstor Pavón

R.P.B.
-

ElAyuntamiento de Burgos y la Fundación Cajacírculo apoyan el proyecto ideado por César pavón, hijo del gran artista burgalés, para convertir la casa taller de Pavón en centro cultural

César Pavón, con una pintura de su padre. - Foto: Luis López Araico

La casa taller que el gran artista Néstor Pavón, fallecido el año pasado, tenía en el barrio de Cortes, se convertirá pronto en un museo y en un centro cultural con actividades y talleres, tal habría sido su sueño y es el objetivo en el que trabaja desde hace meses su hijo César. Objetivo que está cada vez más cerca: ya se ha creado una asociación cultural que lleva el nombre del gran escultor, pintor, escritor y hombre del Renacimiento burgalés, y tanto el Ayuntamiento de Burgos como la FundaciónCajacírculo ya han mostrado su sensibilidad e interés para contribuir a la creación y puesta en marcha de lo que será un nuevo atractivo cultural dentro de la ciudad. Según ha confirmado a este periódico César Pavón, hijo del artista, antes de que concluya el año habrá presentado ante las citadas instituciones una memoria programática del proyecto, que tiene el compromiso del apoyo por parte de ambas. Esto significa que el año que viene elMuseo Néstor Pavón de Cortes será una maravillosa realidad.

«Estoy muy ilusionado y agradecido por la acogida que ha tenido el proyecto», explica César Pavón, que desde la desaparición de su padre tuvo claro que el legado del artista que fue su progenitor no podía quedar en el olvido; más bien lo contrario: se sintió en la obligación y en el deber de compartir con los burgaleses lo que su padre fue: un artista de cuerpo entero, un artista total, un creador a la altura de los genios, un espíritu inquieto y libre que nunca dejó de investigar, de reinventarse, de explorar territorios, formas, espacios, colores siempre desde la humildad y la discreción, en silencio, con obstinación, como las cigüeñas construyen sus nidos.

La casa taller de Pavón en Cortes es un universo que resume al artista que fue, y es, porque los artistas comoPavón son eternos. Perfectamente ordenados, en las estancias del obrador del artista hay esculturas de distintas épocas, cuadros, dibujos, bocetos... Un compendio exacto del hombre que jamás pudo sustraerse a la realidad de su pasión por su tierra y por la creación más pura: ni sus muchos años en Madrid consiguieron que Néstor Pavón se sintiera un artista castellano, y cantara en tantos lienzos, a esa tierra castellana. Su escultura, subyugante por su pasión por la geometría, su conocimiento sobre los los canteros medievales, su sempiterna curiosidad, le convirtieron en un artista capaz de hacer posible lo imposible a partir de formas geométricas que revelan, también, una sabiduría antigua, porque entroncan con la filosofía y una manera muy especial de estar en el mundo.

Uno de sus grandes amigos, que le frecuentó hasta sus últimos días (en los que no dejó de crear; de hecho, aún permanece, incompleto, sobre un caballete, su último óleo) que había ocasiones en las que, en plena conversación entre amigos, él se metía hacia adentro, se quedaba como absorto, como ido, como en trance: no es que se hubiera ido de la conversación; es que, en ese laboratorio que siempre fue su cerebro ya había una idea nueva, ya estaba dando forma otra vez el aire. «Néstor era un grande. Uno de los mejores de nosotros. Pero siempre fue tan humilde que por eso quizás mucha gente no sepa bien lo importante que fue», subraya este artista, que tanto aprendió de Néstor Pavón.

La ingente colección de obras que Pavón conservó hasta su muerte ofrecen la posibilidad de conocer perfectamente al artista que fue; sucede, además, que como se relacionó con sus contemporáneos, en su fondo hay obras valiosísimas de otros artistas que también se pondrán en valor, al menos esa es la idea de su hijo César, resuelto a mantener viva la memoria de su padre.

Un archivo a estudio. La maravillosa longevidad de Néstor Pavón (falleció a los 92 años), y su interacción con otros artistas de su tiempo, permitieron al pintor y escultor acumular un archivo que es hoy otro de los grandes tesoros de su legado. Tan es así, que la Institución Fernán González, conocedora del valor de ese archivo, está interesada en poder analizarlo y estudiarlo en profundidad, toda vez que considera que puede ser de todo punto revelador para escribir la historia del arte contemporáneo en Burgos. El propio director de la Fernán González, René Jesús Payo, visitó la casa taller de Pavón en Cortes y se mostró tan admirado como interesado en toda esa documentación, que puede arrojar luz sobre numerosas cuestiones.

En este sentido, César Pavón espera que haya en breve un acuerdo y que la prestigiosa academia de historia y bellas artes pueda abismarse en una de las partes más desconocidas de cuanto legó Néstor Pavón. A la espera de la presentación de la memoria y de proyecto que César Pavón presentará en los próximos meses, esta ciudad está de enhorabuena: pronto contará con un hito cultural más del que presumir.