Cerámica y artesanía

B.D.
-

20 talleres de alfarería tradicional y cerámica, procedentes de España, Portugal y Francia, participan hasta el día 3 en la 40 edición de Alfabur

El horario de la feria de cerámica es de 11 a 15 horas y de 17 a 22 horas. - Foto: Patricia

Con el foco puesto en las medidas de seguridad y sanitarias  por la covid-19, ha echado a andar en el Paseo del Espolón la 40 edición de la Feria de Cerámica que organiza el colectivo Alfabur, un escaparate para 20 artesanos procedentes de España, Francia y Portugal con ganas de «recuperar la normalidad y las ventas» tras el parón de la pandemia y tras numerosas ferias suspendidas e incertidumbre respecto a otras citas de este verano, temporada alta para el sector.

Sin aglomeraciones y con estrictas reglas como el uso de mascarilla obligatorio y la desinfección de manos a la entrada, la feria invita a recorrer la veintena de puestos de alfarería, con una oferta variada. Así, hay espacio para la joyería y bisutería artesanal, el barro, la cerámica o los esmaltes al fuego, materias que en manos de los artesanos se convierten en piezas únicas entre las que merece la pena pasear. En palabras de los organizadores, en esta feria lo que se valora es la exclusividad de los productos y el valor del trabajo que hay detrás de cada uno de ellos. 

Ocho de los veinte expositores proceden de Castilla y León: dos salmantinos, dos zamoranos, un palentino, un leonés, un vallisoletano y un burgalés (Cerámica Pablo, de Covarrubias). El resto de asistentes llegan desde Bermeo, Toledo, Vigo, Ciudad Real, Barcelona, Vitoria, Barros (Badajoz), con dos talleres, Garonne (Francia) y Portugal (tres talleres). «Para nosotros es la primera feria en la que participamos tras el confinamiento y teníamos muchas ganas de encontrarnos con los visitantes. Los artesanos tenemos que esforzarnos para que el sector perviva. Los objetos de cerámica son únicos, trabajados a mano, con alma, con mimo y con pasión», declaraba uno de los expositores durante la inauguración oficial.

Desde la organización de Alfabur animan además a los ciudadanos a que no se pierdan la oportunidad de pasar un rato estupendo y contemplar la belleza de muchas de las piezas, entre las que se pueden encontrar desde objetos de decoración hasta menaje para el hogar (cuencos, platos, tazas, vasijas, bandejas salpicadas de colores, jaboneras, jarrones...), además de hornos de barro y cazuelas. 

Este año, a causa de las medidas impuestas por la pandemia, se han cancelado los talleres infantiles que se realizaron, con gran éxito, en anteriores ediciones.