'...Todo lo vence el amor'

ALMUDENA SANZ
-

La Asociación Entredessiguales enciende el foco sobre la memoria de Antonio José en 'Todo lo cría la tierra', una colectiva inspirada en el compositor con 25 participantes

Un visitante observa un boceto de un busto de Antonio José, de Cristino, con obras de Jesús Burgos y Antonio Doñate al fondo. - Foto: Daniel Canas

Todo lo cría la tierra, / todo se lo come el sol, / todo lo puede el dinero, / todo lo vence el amor. Antonio José hizo su propia versión para coro de esta canción popular recogida en los pueblos burgaleses y de ese poder del amor tira la Asociación Entredessiguales, que dedica al compositor burgalés fusilado en 1936 una colectiva que adopta como título el primer verso de esta tonada. Todo lo cría la tierra reúne una treintena de obras de 25 autores en la sala del Teatro Principal hasta el 23 de agosto (de martes a sábado de 11 a 14 y de 17 a 21 horas y domingos de 11 a 14 horas). 
Fue la exposición en Castilfalé con la que la Schola Cantorum celebró su 135 aniversario el pasado mes de octubre la que encendió la bombilla en el presidente del colectivo, Antonio Doñate. Antonio José fue uno de los protagonistas de aquella muestra, llamó su atención y propició su particular homenaje, que empezó en febrero con una velada poético-musical. Para esas fechas también estaba planificada la colectiva que el decreto del estado de alarma aplazó hasta ayer. 
«Lo más importante es que el arte y la cultura puedan seguir caminando y el colectivo ha hecho un esfuerzo para poder presentar este trabajo pictórico. Cada artista muestra su propio sentimiento y expresión, desde el realismo a la abstracción o el surrealismo», señaló Doñate ayer durante la inauguración a la que acudieron algunos de los participantes.
Félix Tomé se inspira en esa faceta popular del compositor y cuelga una pintura de bailarinas con el traje castellano en plena danza, mientras que Ángel Gutiérrez, que aporta tres cuadros (uno es de su serie Sensaciones, que llevará a Madrid en otoño), se recrea en los sentimientos de Antonio José, en su locura por la música, en su biografía terminada antes de tiempo, en su amor por Burgos o el éxtasis que consiguió con su obra. 
El perfil del músico se repite en las propuestas. Su fotografía aflora en medio del abigarrado Patillas en el pincel de Javier Arias, Jesús Burgos lo pinta como un niño sentado al piano y José Ignacio Pérez enciende el foco sobre su faceta de director. Sus características gafas redondas dan mucho juego a los artistas. En una pintura de Antonio Doñate basta su presencia y una pajarita para que se le identifique. Josefa León, sin embargo, las utiliza como símbolo de su vida truncada y talla en madera sus patillas rotas y cristales quebrados. 
Esta autora recoge igualmente el libreto de la ópera El mozo de mulas en su composición. No es la única obra que aparece en los lienzos. Bernardo Tomé plasma la partitura de Danzas burgalesas en un cuadro en el que se vislumbra el amor del autor por su ciudad y viceversa. Y Maricruz Rodríguez alude en su propuesta al ‘¡Viva la música!’ que dicen las crónicas lanzó justo antes de caer fusilado en la tierra que todo lo cría.
Todos los estilos afloran en esta colectiva en la que la música y el silencio bailan en el lienzo.