scorecardresearch

El PSOE critica los recortes en los servicios públicos y la «pésima» gestión del PP

A.R. / Burgos
-

El grupo socialista valora el primer año de Gobierno municipal y dice que los populares «no han asumido todavía la realidad económica»

El portavoz del PSOE, Luis Escribano. - Foto: diariodeburgos.es

La gestión del actual equipo de Gobierno municipal es «pésima» y  supone una «continuidad» respecto a las dos últimas legislaturas. Ése fue uno de los mensajes que ayer lanzó el portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento, Luis Escribano, que compareció ante los medios de comunicación para  valorar el primer año del Ejecutivo de Javier Lacalle. En el mismo sentido, lamentó también los recortes que se están produciendo en los servicios públicos y, en concreto, los del área social. Así, se refirió al «deterioro» en el presupuesto del Programa de Cooperación Internacional -«que era modélico»- y a la merma en los horarios de los centros cívicos y las bibliotecas de la ciudad.

Sin embargo, sus críticas más duras fueron contra la política económica de «subida de impuestos, aumento de la deuda e impago a proveedores». Yello, pese a que los ingresos fiscales han ido en aumento, aseguró hasta en tres ocasiones. Además, el portavoz socialista acusó a los populares de «confundir y falsificar los datos» al respecto y recordó cómo su grupo municipal pidió en su día la dimisión del alcalde «porque nadie se puede creer que, habiendo sido corresponsable de la gestión de los últimos ocho años, no conociera la deuda de 56 millones de euros a proveedores». Igualmente lamentó que el PP «ocultara» en su balance de gestión que el crédito pedido para pagar a los proveedores dentro del denominado ‘Plan Montoro’ también cuenta como deuda municipal.

En la misma línea, opinó que el grupo popular en el Ayuntamiento no ha hecho «casi nada» por eliminar gastos superfluos y criticó su «falta de rigor y austeridad. El resultado de ello es que el Gobierno municipal no ha asumido todavía la realidad económica».

subidas de impuestos. Escribano -que compareció en rueda de prensa acompañado por los concejales  Carmen Hernando, Esther Peñalba y AntonioFernández Santos- criticó también las «subidas de impuestos» llevadas a cabo en los últimos años y se refirió en concreto a la de la tasa del agua, al tiempo que insistió en las sospechas de que el PP quiera vender parte de  Aguas de Burgos.

Mención especial hizo también a su «obsesión» por vender patrimonio, algo que desde su punto de vista supone una «amenaza muy seria». Y es que Escribano opinó que «no deben venderse parcelas ni locales ni edificios cuando menos valen».

Por todo ello, concluyó que a día de hoy las inversiones están «paralizadas». No obstante, se alegró de que finalmente el alcalde haya dejado ver que no hará el Burgos Arena, el pabellón multiusos que sustituiría a la plaza de toros, hasta que se normalice la situación económica y se pueda pagar a los proveedores en dos meses. También mencionó la actuación del bulevar de la calle Vitoria y el Plan Gamonal-Capiscol e ironizó con la elección de la «fórmula mágica» de concesión de obra pública para materializarlo.