scorecardresearch

Buenos deseos y recuerdos en oferta

P.C.P.
-

Ademus limpia y adorna los escaparates de comercios cerrados hace años, cuando no décadas, para animar las calles del centro de Salas de los Infantes y conservar su esencia

En la imprenta de Vicenta Vivar muchos niños eligieron sus cuadernos y también sus regalos de Reyes durante años. - Foto: F2 Estudio Rebeca Ruiz

Quien vivió la infancia entre la peseta y el euro no tiene más que asomarse al escaparate de la Imprenta Vivar para encontrar allí todos sus regalos de Reyes. Los que llegaron y los que no, porque es sabido que sus Majestades a veces tienen problemas de suministro y otras andan un poco flojos de memoria. Esa memoria que quiere preservar la Asociación Amigos de la Música (Ademus) de Salas de los Infantes a la vez que ayudan «a dar luz» al pueblo con la resurrección, aunque sea temporal, de comercios que equiparon a varias generaciones de toda la comarca. 

Inolvidables nombres como el de Casa Crespo, justo en mitad del cruce de caminos del centro de Salas de los Infantes, por desgracia ahora con días de más tráfico de camiones que tránsito de personas. «Una mercería mítica, que vendía también zapatos, alpargatas...», recuerda Mariluz García delHoyo, presidenta de Ademus y una de las participantes en la iniciativa EscaparArte, que también se ha extendido al escaparate que quedaba de la antigua Ferretería Calvo y  al de Modas Javier.

Ubicados en el centro salense, conservan la esencia del comercio de toda la vida, algunos incluso la luz a 125, por lo que ha habido que rascar para que se iluminen de nuevo. «Nos hemos dado una paliza a limpiar de aúpa, quitando telarañas, papeles y celos pegados desde hace 15 o 20 años.  Casi nos ha costado más que decorarlos», exclama García. Sin una temática común, se han repartido en grupos de 4 o 5 voluntarios y han utilizado materiales reciclados, como botellas de vidrio o palés de frutas, para componer motivos navideños y, en el caso de 'La Imprenta', devolver protagonismo a juguetes que el cierre dejó huérfanos. 

«Nos hubiera gustado contar con más comercios, pero algunos no nos han dejado entrar y seguro que ahora se están arrepintiendo», apunta la presidenta de Ademus, encantada con la respuesta de los propietarios que sí han colaborado con la iniciativa. «Cuando estábamos montando nos sacaban jamón y chorizo, han comprado luces... Se han desvivido», recalca.

La asociación, que no ha querido participar en el concurso de escaparates que organiza elAyuntamiento de Salas de los Infantes, se plantea repetir campaña en otras fechas, por ejemplo Carnavales o cuando estrene por fin el musical Aladdïn, para ambientar el pueblo.