scorecardresearch

El Colectivo Tribu recurrirá la deuda que le exige el IMC

I.L.H.
-

Tras el recurso de reposición presentado por la asociación sin ánimo de lucro, el Ayuntamiento le reclama 3.900 euros y mantiene sin efecto el cobro del 30% del convenio (18.000 euros)

Las seis ediciones han reunido música, gastronomía y arte urbano en horario de día y de noche y para toda la familia. - Foto: Alberto Rodrigo

No ven otra salida que acudir a los juzgados. Dos años después de que se celebrara la sexta y hasta ahora última edición del Festival Tribu en 2019, un encuentro que reunió a 35.000 asistentes y para el que el equipo de Gobierno se comprometió con un convenio de 60.000 euros, la asociación sin ánimo de lucro que lo organiza tiene un agujero económico con respecto a la ayuda municipal de 22.000 euros (el festival tuvo un coste total cercano a los 120.000 euros). 

«Estamos en un callejón sin salida y atados de pies y manos. El convenio que firmamos con el Festival Tribu en 2019 es un despropósito de principio a fin, pero el expediente administrativo -una vez resuelto el recurso de reposición- no tiene más recorrido. Es un convenio muy encorsetado y es lo que genera esta deuda importante que no podemos solventar». Con estas palabras la concejala Nuria Barrio, que en 2019 era la presidenta del Instituto Municipal de Cultura (IMC), confirma que el Colectivo a día de hoy debe devolver lo que le reclama el Ayuntamiento (3.900 euros del 70% del convenio justificado) y olvidarse del 30% restante (18.000 euros). 

El motivo es el modelo de convenio y lo que conlleva. Por razones que desde el propio IMC no entienden, el contrato se firmó especificando las cantidades exactas de antemano algo que, aunque es legal, no suele hacerse por las complicaciones que conlleva y más en eventos culturales. Eso ha impedido que aunque la asociación ha justificado el 100% de los gastos del convenio(a pesar de haber cobrado únicamente el 70%), desde el Ayuntamiento sostengan que solo se les pueda pagar hasta el techo de cada partida, es decir, que si una factura resulta más cara de lo estipulado a priori, solo se paga hasta la cifra redactada. De ahí que una vez revisadas las facturas, les reclamen devolver cierta cantidad de ese 70% y deje sin efecto el 30% restante. Eso en números son los 22.000 euros perdidos.

La cifra era algo superior hace unos meses, 27.600 euros concretamente, antes de que la asociación presentara un recurso de reposición. Y aunque el Colectivo Tribu ha contado con un informe favorable del coordinador cultural del IMC, que entiende que se ha justificado más allá del 100% de la subvención otorgada, el técnico de Administración General se mantiene en sus trece y solo rebaja en 5.700 euros la cantidad que se exige que devuelvan (en abril les reclamaba 9.600 euros y tras el recurso son 3.900, y seguirían sin percibir los 18.000 euros del 30% del convenio).

No se olviden tampoco que a estos 22.000 euros de deuda hay que añadir otros 21.000 euros que se les debe de 2015 a través del Plan Estratégico y que por sentencia debería pagarles el Ayuntamiento, pero que siguen sin cobrar. Estamos hablando, por tanto, de un agujero económico de 43.000 euros.

Así las cosas el Colectivo Tribu piensa demandar al Ayuntamiento y a las personas que han estado involucradas en la gestión y redacción del convenio cuyo expediente definitivo deberá ser aprobado en el consejo del IMC. Creen que es su única baza para poder recuperar el dinero invertido y el honor puesto en duda. La concejala Nuria Barrio también lo ve así: «Están en su derecho y es comprensible», asume.