El Atlético mantiene su esencia

Agencias
-

Trippier desatasca el estreno de los colchonero con un preciso centro a la cabeza de Morata, dando la victoria sobre el Getafe (1-0)

El Atlético mantiene su esencia - Foto: Rodrigo Jiménez

El Atlético de Madrid sumó este domingo sus primeros tres puntos en LaLiga Santander después de conseguir un trabajado y ajustado triunfo por 1-0 ante un inofensivo Getafe, gracias a un cabezazo de Álvaro Morata tras un gran centro de Kieran Trippier, en un partido donde ambos jugaron con diez toda la segunda mitad por las expulsiones de Jorge Molina, vía VAR, y Renan Lodi, y donde se lesionó Joao Felix antes de dejar un único atisbo de la calidad que se le presupone. 
El Atlético dominó de inicio el partido, pero le costó hacer daño a un Geta, férreo en su disciplina como siempre y al que, a falta de más protagonismo de Joao Felix, solo resquebrajó Trippier. El inglés no estuvo preciso en su envío final dentro del área tras un sensacional pase de Saúl de exterior, pero en su segunda oportunidad, parado y desde el costado derecho, sí lo fue y el 9 lo cabeceó sin remisión para abrir el marcador. 
Luego, llegaron las expulsiones del veterano Jorge Molina, al que el VAR penalizó como en la víspera a Luka Modric tras un lance con Thomas, y la de Lodi, que vio dos amarillas en un par de minutos, una por un agarrón en el centro del campo quizá innecesario y otra por un golpe en el rostro de Damián.
Simeone reaccionó tras el descanso y metió a Saúl en el carril izquierdo y replegó algo más hacia los lados a Joao Felix y Lemar, mientras que Bordalás, advertido por lo sucedido, quitó al amonestado Cabrera para meter a Raúl García en el lateral. Lo que no cambiaba era el tono del partido, cada vez más gris y espeso por ambos lados. 
Y en ese escenario apareció la perla sobre la que han depositado tantas esperanzas los aficionados colchoneros. Poco protagonista, Joao Felix agarró una pelota en la banda derecha, tiró un caño mientras varias manos intentaban frenarle y el Metropolitano rugía, y condujo con poderío hasta el área donde otro cambio de ritmo provocó el derribo de Bruno. Pero Soria le adivinó el penalti a Morata para evitar que la jugada fuese completa. El portero 'azulón' estuvo de nuevo felino en el saque de esquina posterior para impedir el tanto de Savic. Pero al rugido le siguió minutos después el silencio. El portugués se fue al suelo con algún problema muscular y tuvo que dejar su sitio a Marcos Llorente, obligando al Cholo a modificar una vez más su dibujo, ahora con Mario Hermoso de lateral izquierdo y Koke de chico para todo. 
El Getafe, por su parte, intentó mejorar algo más en ataque con la entrada de Ángel por Damián. El canario cortó la respiración con un disparo al larguero y Vitolo perdonó la sentencia ante un acertado Davis Soria, lo único que pasó en los últimos 20 minutos. 

 

La pegada del Sevilla se impone al Espanyol

El Sevilla de Julen Lopetegui firmó una victoria clara contra el Espanyol en el RCDE Stadium (0-2) en su estreno en la LaLiga gracias a los goles de Reguilón, en la primera mitad, y de Nolito, al borde del final, en un choque en el que al anfitrión le faltó pegada.
El balón fue del Sevilla en los primeros compases del partido. Reguilón amenazó en varias ocasiones la portería de Diego López, sin que hubiera una respuesta clara por parte de los pericos. Los visitantes dificultaban la circulación. Solo un tímido cabezazo de Wu Le inquietó a Vaclik.
El pulso se decantó hacia el lado del anfitrión antes del descanso. El Espanyol lo probó con un latigazo de Vargas desde fuera del área. Apostaba por posesiones largas y combinaciones sin riesgos que provocaron que la mayoría de acercamientos en este tramo fueran locales. Aunque sin puntería. De todos modos, el Sevilla fue el que se llevó el premio justo antes de irse a los vestuarios. En los minutos finales, presionó como nunca y firmó el 1-0 en el 43. Reguilón aprovechó un rechace de Diego López, que despejó un remate de De Jong, y marcó.
En la reanudación, el partido subió sus revoluciones. Ambos conjuntos buscaban el gol y, finalmente, el Espanyol pareció llevarse la mejor parte. En el minuto 55, el colegiado señaló penalti por una supuesta mano de Diego Carlos, aunque finalmente lo desestimó al consultar el VAR.
El Sevilla no tenía intención de replegarse y vivir de rentas. Lo dejó claro Nolito, en el minuto 86, cuando el delantero gaditano dejó sentados a los dos centrales del Espanyol y definió con facilidad el 0-2. Un tiro ajustado al poste derecho imparable para Diego López. Ya no quedaba más margen para sorpresas, ni en los seis minutos de tiempo añadido.

 

Joselu comanda al Alavés

José Luis Mato, Joselu, y el portero Fernando Pacheco marcaron la diferencia en un igualado duelo entre el Deportivo Alavés y el Levante que concluyó con victoria por 1-0 para el equipo vasco.
El delantero germano-español anotó el único gol de la contienda en el arranque de la segunda mitad, tras una buena jugada de estrategia de los locales, mientras que el portero extremeño fue clave en dos jugadas claras de los visitantes, con una parada antes del descanso y otra en la segunda mitad en un gran demostración de reflejos.
Tras los primeros minutos, en los que los dos equipos se midieron entre sí, fue el Levante el que intentó combinar más para alcanzar los dominios de un Fernando Pacheco que no tuvo mucho trabajo en los 10 minutos iniciales.
El Alavés se animó y en el minuto 31 combinó con acierto por la banda derecha para que Aleix Vidal entrara en el área y lograra ceder el balón al punto de penalti, pero a Luis Rioja se le fue el disparo por encima de la meta valenciana.
Al filo del descanso el Levante estuvo muy cerca de abrir el marcador gracias a una gran jugada personal de Bardhi que desbarató Fernando Pacheco, que apareció en el momento oportuno para salvar a su equipo de encajar el primer gol.
El Alavés entró mejor en la segunda mitad y se acercó con más peligró a la portería rival. Después de varias llegadas, se adelantó con un saque de esquina en el minuto 54 que remató Joselu en un gran movimiento para cazar el pase de Aleix Vidal y poner el 1-0.
Obligado por el resultado, el equipo valenciano se volcó al ataque, pero no pudo superar a un Alavés que no perdió su sitio en ningún momento.

 

El Valladolid se aprovecha de la inferioridad bética

El Real Valladolid sacó los tres puntos del estadio Benito Villamarín (1-2) en la primera jornada de LaLiga Santander después de aprovecharse de que el Real Betis jugó prácticamente todo el partido con 10 jugadores.
Mostró el nuevo Betis de Rubi algunas lagunas defensivas y carencias de gol en la pretemporada pero en este primer partido oficial de la campaña quiso entrar con buen pie, aunque a los ocho minuto se encontró con un gran inconveniente. El meta Joel Robles tuvo que hacer una falta a la desesperada al atacante canario Sandro Ramírez para evitar un posible gol y el lance le costó la expulsión.
Con estos condicionantes se vio un partido condicionado para la formación andaluza, que tuvo que recomponerse tácticamente en inferioridad numérica ante un rival, el castellano, que intentó sacar provecho de la situación con el control del balón pero que no lo logró del todo. En la segunda parte, Rubi tuvo que hacer otro cambio ya que Borja Iglesias, con problemas físicos, se quedó en el vestuario y salió por él otro delantero, Loren Morón, con el que su equipo siguió intentándolo, aunque el cuadro visitante también quiso corregir errores de la primera mitad para tener mas el control y no verse agobiado.
Con esas intenciones de ambos equipos, fue el visitante el que logró abrir el marcador, con un zapatazo desde lejos de Sergi Guardiola que sorprendió al meta Dani Martín rebasada la hora de partido. Quedaba media hora de juego y aún mucho que disputarse y más cuando el Betis reaccionó pronto y Loren se aprovechó de una despiste defensivo para poner el nuevo empate.
Así se entró en la recta final, en la que se olía el empate hasta que Óscar Plano puso el 1-2 para el Valladolid en el minuto 89 sin tiempo para mas.