Ambición y lucha

A.O.
-

El UBU San Pablo tiene cerrada la plantilla que debutará en División de Honor Plata con el objetivo de alcanzar play off y el sueño de seguir creciendo

Todos los jugadores y jugadoras de la cantera, junto al filial y el primer equipo en El Plantío. - Foto: DB

En cualquier deporte colectivo, cuando un equipo asciende de categoría debe adaptarse y cambiar de objetivos a corto plazo, pues se sube un peldaño el nivel, y la dificultad de los rivales obliga a que se opte a cotas menos exigentes. Pero siempre hay excepciones que confirman la regla.
El UBU San Pablo ha alcanzado la segunda máxima categoría del balonmano nacional -División de Honor Plata- con pleno de victorias la pasada campaña, un hecho que dejó patente su superioridad y la necesidad de medirse a conjuntos de mayor envergadura. Pese a que la pandemia paró la liga, el ascenso se hizo realidad y ahora los cidianos afrontan un nuevo reto. Lo excepcional es que, de nuevo, se fijan como expectativa subir otro escalón, optar por un puesto de play off y soñar con el ascenso a Liga Asobal. Esto es lo verdaderamente increíble. El hambre del UBUSan Pablo no ha cambiado y, de nuevo, tienen entre ceja y ceja ocupar los puestos nobles de la tabla. Disconformidad como seña distintiva.
Y para que esta ambición esté justificada, el trabajo de la directiva durante el verano ha dado sus frutos. El núcleo principal y mayoritario de jugadores del año pasado continuará vistiendo la elástica rojinegra. Si a esto le sumamos los seis fichajes de alto nivel acometidos, tenemos como resultado un plantel de 16 jugadores que derrochará «lucha y ambición», en palabras de su técnico Nacho González.
El primer anuncio del periodo estival fue la continuidad del propio Nacho. Tras ello, Ibrahim fue el pionero en cuanto a renovaciones, y pocos días después se efectuaba el primer fichaje: Mile Mijuskovic, portero veterano con sobrada experiencia en Liga Asobal, Plata y  campeonatos internacionales.
En el lateral derecho, el nuevo inquilino será Joshua da Silva, internacional absoluto por Gran Bretaña a sus 23 años. Se espera que sea el titular, aunque tendrá a Pinillos y Espinosa -que también pueden jugar como centrales- como opciones de recambio. En el costado izquierdo se encuentra Javi Rodríguez -que la pasada campaña registró 78 tantos- junto a los recién llegados DalmauHuix -perfil defensivo- y Marcos Braga, que «se tendrá que acostumbrar al balonmano europeo». «Todos los grandes jugadores americanos de su nivel están en equipos punteros como el Barcelona o el Montpellier», comenta el técnico sobre él.
La posición de central tiene dueño y se llama Álvaro Torres. El castellanomanchego fue el máximo goleador del equipo la temporada pasada con 110 goles en 23 partidos y será una de las principales bazas ofensivas.
Los cuatro extremos del año pasado continúan. En el flanco derecho Raúl -de perfil defensivo- y Tamayo formarán pareja, mientras en el izquierdo, el argentino Cantore -gran finalizador- acompañará a Ernesto -baza al contrataque-. Ninguno de ellos alcanza los 25 años, por lo que las bandas del equipo cidiano seguirán caracterizándose por su gran potencial.
El UBUSan Pablo tiene tantos argumentos como ilusión por dar la sorpresa en esta nueva etapa en Plata.