scorecardresearch

«Que presenten alternativas. No que pidan por favor que me retire»

H. Jiménez-R. Travesí / Burgos
-

Entrevista con Luis Escribano que hoy va a ser reelegido presidente de la agrupación local del PSOE - Foto: DB/Miguel Ángel Valdivielso

Licenciado en Psicología, profesor de Formación Profesional, ha cumplido los 65 años. Ingresó en el PSOE y en la UGT en 1974 y fue el primer secretario provincial del sindicato tras su reconstrucción en 1976. Ha sido diputado en las Cortes durante tres legislaturas y en 1999, tras la llegada de Ángel Olivares a la alcaldía de la ciudad, se convirtió en portavoz del grupo municipal del PSOE. Durante la etapa de Aparicio fue el número 2 de los socialistas en el Ayuntamiento de Burgos hasta que se convirtió en candidato en 2011.

 

El jueves fue elegido para afrontar su segundo periodo como secretario del máximo órgano socialista a nivel local, no sin polémica. Aunque nadie presentó otra lista, en el plano interno y de cara al exterior ha recibido críticas por volver a presentarse tras una muy dilatada trayectoria política en lugar de dejar paso a otra alternativa compuesta por gente más joven o con menos experiencia en cargos públicos a sus espaldas.

A diferencia de la ocasión anterior, esta vez no ha tenido usted rival. ¿Cambia la manera de afrontar la votación?

Bueno, es una situación electoral distinta, pero esto no oculta que mi candidatura no agrupa todo el voto de la Agrupación, ni siquiera el de la inmensa mayoría.

¿Cómo interpreta que solo el 52% votara a favor de su balance de gestión, que usted no sienta una apoyo inmensamente mayoritario pero que al mismo tiempo nadie haya planteado alternativa?

No me corresponde a mí interpretar lo que otros han decidido hacer, pero es evidente que en la Agrupación hay un grupo significativo de compañeros que han mostrado claramente por varios medios que mi candidatura no era la que consideraban más conveniente y esto es evidente. Aun así, creo que la candidatura debe ser la de todos, en la que todos se sientan a gusto y, con todas las críticas internas que procedan, en colaboración.

A partir de ahora, ¿intentará llevar a cabo una dirección de consenso, incluso dando cabida a aquellos que le critican?

La Ejecutiva Municipal planifica y coordina toda la actividad del partido, pero esto incluye a todos los afiliados. En el trabajo que vamos a realizar cabrá la participación de cualquiera, independientemente de cuál haya sido su posición ante la votación. Las agrupaciones locales fueron el núcleo constituyente del PSOE desde su fundación, y hoy deben ser un espacio en el que se potencie el encuentro, el análisis político, la información, el debate, el contraste, las propuestas políticas... Tenemos que conseguir que sea lo más abierta y en un marco rotundo de expresión de libertad personal. Posibilitar esto es la clave de un buen funcionamiento.

El escaso respaldo a la gestión, ¿Cree que responde más a los últimos resultados electorales o a la manera del actual grupo municipal socialista de hacer oposición?

No creo que expresen una valoración sobre los resultados electorales porque con carácter general se atribuyen a la situación global de pérdida de confianza del partido en toda España. Pero no puedo ocultar que hay compañeros que creen que no estamos haciendo, y lo personalizo en mí, la oposición que se requiere. De todos modos, quiero indicar que el hecho de que en los partidos se vote es lo que debería suceder normalmente en cualquier organización viva. Llaman la atención respaldos del 90 y tantos por ciento, o incluso por unanimidad. Lo lógico es que con un cierto número de personas haya opiniones y maneras de pensar distintas.

¿Qué pensó al ver en Twitter que el ex secretario provincial, José María Jiménez, afirmaba públicamente que usted «es el pasado»?

Esa opinión, y alguna otra que he conocido, debo tomármela con humor. Decir que soy del pasado es evidente, todos procedemos de algún sitio.

Pero se lo dice alguien que se sienta a su lado en el Pleno del Ayuntamiento, y que no es un afiliado cualquiera.

Bueno, pero yo considero las opiniones de los afiliados como iguales. Cuando me dicen que tengo una edad determinada, que soy viejo, que llevo demasiado tiempo, mi respuesta es: ¿Es esa la dificultad? ¿No se trata más de ver quien puede cumplir mejor con la responsabilidad en función de su competencia, de su capacidad para la exposición de los mensajes políticos? Porque si el problema es la edad no la puedo cambiar, no puedo hacer ningún esfuerzo. Tampoco puedo presumir que llevo poco tiempo en esto, porque soy de los primeros. Eso hasta ahora era un mérito, pero si alguien quiere considerar que ya no lo es su problema. La edad, sea cual sea la que se tenga, sea muy joven o mayor, no debe ser un factor que determine las decisiones sobre las personas. Si lo que se quiere es renovación pensemos en la políticas que expresen cambio. Y en este terreno afirmo que siempre he sido partidario de cambios profundos en la forma de trabajar. Desde hace tiempo los he propuesto y algunos han tardado mucho, por ejemplo el próximo sistema de elección del candidato a la Alcaldía que abrirá más el censo de elección de los candidatos por parte del partido. Yo he propuesto siempre cambios.

¿Y cómo cree que puede mejorar su labor de oposición?

Yo estoy abierto siempre a mejorar y no creo que todo lo que haga es lo más acertado. Es muy interesante mantener el debate sobre cómo hacerlo mejor.

¿Qué le piden? ¿Más dureza? ¿Una línea distinta?

A veces se simplifica el mensaje diciendo que es necesario que la oposición sea más dura y más contundente. A quienes me lo dicen les suelo referir que vean el tipo de oposición que hacemos donde es visible de forma directa, que es en los plenos, pues ahí el mensaje no llega a través de los medios. El Ayuntamiento y cómo está gestionado nos exige una posición contundente y dura, pero también responsable, sólida, medida y bien explicada. Porque tenemos que conseguir que nuestros electores nos entiendan y en función de eso recuperemos su confianza. Pero tenemos abierto el debate sobre cómo mejorar nuestra manera de hacer oposición. Creo que es perfectible y debemos mejorarla, pero quienes también piensen así nos tienen que ayudar a hacerlo.

¿Ve banquillo en el PSOE para sucederle?

La lista que he encabezado, con 21 compañeros, expresa por sí misma la existencia de un capital humano muy valioso.

¿Qué relación mantiene con la Ejecutiva Provincial? ¿Ve usted ese conflicto casi permanente como una guerra entre la capital y la provincia?

No, pero es verdad que la Agrupación Local tiene una vida más intensa, también en el terreno político, y por tanto hay una autonomía. Sobre mi relación puedo decir que es normal, pero unos y otros conocemos las diferencias y desde ellas hay que construir la colaboración.

¿Qué papel sigue teniendo Ángel Olivares en la Agrupación Municipal, habla con él o le consulta?

Sí, yo le comento las cuestiones sobre las que creo que debo conocer su criterio, porque en este campo es una persona que dispone de una experiencia y una capacidad muy destacada y por eso tengo una comunicación fluida con él, y desde luego mantiene una influencia considerable porque no en balde ha sido varias veces candidato, una vez alcalde y su paso por la ciudad ha dejado una huella innegable.

¿Será usted el candidato a la alcaldía en 2015?

Es imposible saberlo. Pero cuando lo digo no es que no quiera que se sepa, es que de verdad no lo sé, como no lo puede saber nadie. Para entonces, pediría a todo el mundo la máxima disponibilidad porque se tratará de elegir a quien mejor sirva a las pretensiones políticas y electorales del partido, y deberíamos contar todos. No entiendo por qué se pretende mi compromiso de que por favor en ese momento no esté. A los que me lo digan les pediré que también estén dispuestos si les necesitamos. Además, sucederá algo revolucionario porque si conseguimos que el procedimiento funcione será la población en conjunto la que elija al candidato.

¿Cómo será ese modelo?

Similar al que ya se ha experimentado en Italia o en Francia. El partido se abre a la sociedad y no solo podrán votar afiliados, porque el partido reconoce que esa muestra es insuficiente. Se elaborará un censo, que todavía no está definido, en el que con unas condiciones mínimas los burgaleses interesados en apoyar nuestra opción electoral y que quieran participar en la decisión lo harán. Pero que no me digan que no quieren verme más en 2015, porque eso no es un problema mío.

Y si no quieren verle más, lo que tendrán que hacer quienes así piensen es presentarse.

Efectivamente. La lógica conduciría a que si uno no cree que las cosas sean correctas presente una alternativa, no pedir por favor que te retires.

¿Consideró una traición el texto que este verano envió un grupo de militantes al resto de compañeros para pedir una nueva forma de trabajar en la Agrupación?

De traición nada. Yo quiero de verdad que la Agrupación sea un lugar donde todas las opiniones se puedan expresar, por todos los procedimientos. Y por tanto a ese documento, con el que no estoy de acuerdo, no le tengo nada que reprochar. Este tiene que ser un espacio libre y tiene que ser posible dentro del respeto personal poder decir lo que uno ha hecho mejor o peor.

En clave nacional, ¿cómo ve la pugna que libran Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón por hacerse con el control del PSOE? ¿Son necesarias unas nuevas primarias?

Yo preferiría que, una vez que el Congreso eligió a un secretario general, se calmaran las ansias y se promoviera el calendario razonable que sea mejor. No me encuentro muy a gusto cuando hay una voz de acá o de allá. El PSOE nacional tiene que aceptar una etapa dura y preparar la reacción, acumulando aquello que hemos perdido. Hay que apostar por lo que nos permita recuperar la confianza perdida. Seguramente, esto requiere de paciencia y tiempo así como una mayor racionalización de nuestras propuestas políticas. .

¿Pero estas divisiones tampoco ayudan a recuperar la confianza de los ciudadanos?

Estas discusiones no dan la mejor imagen pero también quiero afirmar que, por favor, haya discusiones en las organizaciones.

¿Aunque sean discusiones de nombres y no de ideas?

En un partido político, los nombres se vinculan a las ideas. A veces, simplificamos en exceso las cosas al decir que lo importante son las ideas y que poco interesan las personas. En ocasiones, la ciudadanía pide dar más valor a las personas que se presentan que a los propios partidos. Y el mejor ejemplo están en la demanda de las listas abiertas. La confianza tiene mucho más que ver con las personas que con los documentos políticos que justifican el trabajo de estas personas. La fiabilidad, la credibilidad, la confianza que generan y la capacidad de relación con su electorado son extremadamente valiosos.

En cuanto a la vida municipal, ¿qué valoración hace del trabajo de su equipo del Grupo Municipal Socialista, con las caras nuevas de Esther Peñalba, Carlos Andrés Mahamud y Purificación García? ¿Y del trabajo de las concejalas liberadas?

La posibilidad de disponer de dos concejales con dedicación exclusiva multiplica la capacidad de actuación del Grupo. Esto, ahora, no es entendido pero el seguimiento y el control exigen mucha dedicación. Y es algo imposible si hay que compatibilizarlo con un trabajo a tiempo completo.

Estoy satisfecho del trabajo del Grupo Municipal Socialista, con una tarea de la oposición constante y rigurosa pero también hay momentos de dureza y rotundidad. La situación particular de algunos de sus miembros impide una dedicación intensa. En mi equipo, hay personas con cierto valor de representación como son Carlos Mahamud (mundo sindical) y Puri Santamarta (sector de la discapacidad). Aportan lo que representan en un ámbito fundamental de la sociedad.

El Caso Villanueva de las facturas de teléfono, ¿se ha resuelto bien por parte del equipo de Gobierno y el PP?

Acabó, como no podía ser de otra manera, con la resolución de que había responsabilidades políticas que pagar y con la dimisión, aunque muy tarde. En lo sustancial, está resuelto porque Eduardo Villanueva pagó las consecuencias políticas de su actuación. Pero no está cerrado.

¿Debieron depurarse más responsabilidades?

Necesitamos conocer la información del detalle del uso de la tarjeta por si diera pistas sobre problemas mayores, que no los quiero ni apuntar. El PSOE no ha obtenido toda la información pero insistiremos en conseguirla.

¿Acudirán a los tribunales con este asunto, tal y como han hecho otros grupos políticos?

Hemos hecho todo lo posible por no acudir a los tribunales y resolverlo en el ámbito político. Pero reclamamos una claridad de los datos. Si lo único para saber lo que desconocemos es que el juez lo consiga, ese es el camino.

¿En qué lugar deja la sentencia del Espolón al Consistorio

La sentencia y la realidad colocan al Ayuntamiento en una situación difícilmente justificable. Solo faltaba que el juez negara los cobros de ese espacio. El equipo de Gobierno se ha comportado con una desidia inaceptable. Tiene que estar seguro con quién contrata los servicios públicos y que luego cumplan con sus obligaciones. Pasaron 3 años hasta detectar esa irregularidad

La dedicación exclusiva de Ibáñez, ¿creen que resuelve un problema y un conflicto con la UBU, aunque sea tarde?

Su situación era extraña que, al final, acaba en la fórmula más razonable. Si trabaja para el Ayuntamiento, que cobre de él. Y allí donde no trabaje que no cobre. Ibáñez ha estado en una situación confusa que ha permitido que se le criticara con razón.

Ustedes siguen advirtiendo de problemas económicos en el Consistorio, que no se han arreglado ni con el Plan Montoro ¿cómo resolver el trasfondo de este problema de los cobros pendiente y las facturas acumuladas?

Nuestras desesperación en lo económico consiste en que no se consigue poner al día y con claridad la situación municipal. No solo es que tengamos una deuda muy elevada sino que hay muchos gastos sin control. Después de haber afrontado los pagos con el Plan Montoro, sabemos que quedaron muchos otros y que se acumulan más, que en algún momento saldrán a la luz.

¿Yhay solución?

Es una situación intolerable en un aspecto. Puede ser difícil pero, por favor, sepamos en cuánto, en qué y cómo para actuar que permita corregirlo. Es imposible conocer este estado de situación pese a que no paramos de reclamarlo. Además, todo esto se produce con un Ayuntamiento que tiene unos ingresos que no han parado de aumentar. Es muy importante porque la crisis ha determinado que las administraciones obtengan menos ingresos, con lo que aumenta el déficit y el endeudamiento. Pero el Ayuntamiento de Burgos, gracias a una subida de impuestos exagerada año tras año, ha mantenido el conjunto de los ingresos municipales al alza. Y a pesar de eso, tenemos los mismos problemas que antes, el endeudamiento en crecimiento y dificultades económicas para todo.

La gestión económica municipal es un perfecto desastre. No es que sea grave si no que se hace lo que necesario en una situación como esta. Desconozco a dónde van a parar los ingresos. Tal vez en algunas tonterías.

¿Y eso pasa por paralizar todas las inversiones para el próximo año, incluida la calle Vitoria?

Las inversiones están prácticamente paralizadas. Quieren hacer el bulevar de la calle Vitoria pero tienen que inventarse un sistema de financiación que no recurra al presupuesto. Nos parece, legalmente, imposible. Se trata de hacer por hacer y, en estos momentos con el endeudamiento, el Ayuntamiento debe manifestarse extraordinariamente austero. Hay que quitar todo lo prescindible para mantener todo lo necesario. Y entre lo prescindible pueden estar, por algún tiempo, la mayor parte de las inversiones.

¿Cuál es la propuesta del PSOE?

Nuestra propuesta primera era intervenir en la calle Vitoria y en el barrio de Gamonal. Es la zona que lleva mucho años sin recibir una inversión efectiva en la cuantía que merece. Pero, en este momento, restringiríamos esa inversión y daríamos una preferencia enorme al sostenimiento y mejora de los programas sociales. Si disminuyen los recursos para atender a los ciudadanos, se agravarán aún sus problemas. Hay que hacer un esfuerzo añadido para la creación de empleo porque es un problema que no se puede aguantar.

¿Qué piensa al ver la actual situación de las cajas de ahorro de la provincia y los despidos anunciados en Cajacírculo?

El problema de Cajacírculo me preocupa extraordinariamente porque supone una reducción salvaje de su plantilla. No puedo comprender de que entidades que fundamentaron durante muchos años un negocio rentable con el trato directo a los clientes, ahora se dan cuenta de que eso es una carga insufrible que hay que reducir. Gente que ha sido siempre muy productiva. Son trabajadores que tienen toda mi solidaridad.