scorecardresearch

Kronospan adjudica la obra del ramal y ultima expropiaciones

L.M.
-

La construcción de la conexión ferroviaria entre el Puerto Seco de Villafría y las instalaciones de la multinacional maderera arrancará en septiembre, una vez culminen todos los trámites

La multinacional maderera tiene su sede en Castañares, aunque también cuenta con una planta en Salas. - Foto: Alberto Rodrigo

La multinacional maderera Kronospan ya tiene adjudicada la obra de construcción de su ramal ferroviario. La infraestructura, que conectará sus instalaciones de Castañares con el Puerto Seco de Villafría, las ejecutará Coalvi, integrada en el Grupo Aldesa y especializada en la construcción, reparación, conservación y modernización de obras ferroviarias.

El importe por el que se han contratado los trabajos no ha trascendido, pero cabe recordar que el presupuesto total (contando construcción, asistencia técnica, expropiaciones...) es de 14 millones de euros, de los cuales la Junta de Castilla y León financia la mitad. En cuanto a la adquisición de los terrenos por donde circularán los trenes, en términos de Burgos, Orbaneja Riopico y Cardeñajimeno, continua con los trámites pertinentes una vez se han producido las reuniones en los citados ayuntamientos con los afectados.

Las previsiones que manejan desde la dirección de Kronospan es poder empezar con los primeros trabajos, el movimiento de tierras, a finales de agosto o principios del próximo mes de septiembre. La duración de las obras será de 24 meses, por lo que Kronospan podría estrenar su vía en el tercer trimestre del 2023. El ramal ferroviario constará de 5,3 kilómetros de vías. El plan, que llevó más de dos años de tramitación y recibió la catalogación de ‘Proyecto Industrial Prioritario’ a principios de 2020, permitirá al fabricante aumentar su presencia en los mercados africano y sudamericano gracias al volumen de mercancías que va a poder exportar vía tren. Desde suelo burgalés viajarán hacia puertos del Mediterráneo, Cantábrico e incluso del Atlántico para servir a sus clientes en África (Marruecos, Túnez y Argelia), Europa (Reino Unido, Alemania y Polonia) y Sudamérica y Centroamérica.

La intención es que salgan semanalmente un par de convoyes, que regresarían a las instalaciones de Castañares cargados con la materia prima que se emplea en la planta: muebles, sillas, mesas o cualquier otro tipo de utensilio de madera cuya vida útil terminó y que se reciclan. Además, aprovecharán la infraestructura para acercar el metanol que requieren en tren, y que actualmente almacenan en Bilbao y transportan por carretera. Los trenes saldrán del Puerto Seco, rodearán el aeropuerto por su cara norte y transcurrirán paralelos a la A-1 y cruzarán la N-120, donde se habilitará un desvío para acceder al Parque Tecnológico.