Sopesan ir al juzgado para que la Policía multe en el HUBU

L.M.
-

El Ayuntamiento rechaza las alegaciones de la mercantil, que exige que se sancione a los coches mal aparcados en los viales del interior del complejo

La concesionaria denunció el año pasado que se habían cometido más de 300 estacionamiento irregulares y pidió que se tramitaran las denuncias. - Foto: Jesús J. Matías

El conflicto entre la mercantil Nuevo Hospital de Burgos y el Ayuntamiento por la negativa de la administración municipal de multar a los vehículos mal estacionados en los viales interiores del recinto hospitalario podría terminar en los tribunales. El Área de Seguridad Pública y Emergencias del Consistorio capitalino acaba de rechazar las alegaciones presentadas por la concesionaria para reclamar que la Policía Local actúe en el complejo y desde la empresa reconocen ya que «es factible que podamos plantearnos un contencioso si no se llega a un acuerdo».
La pelea entre la concesionaria y el Ayuntamiento tiene su origen en la puesta en marcha del Hospital Universitario en el año 2012. Desde entonces, la mercantil ha solicitado en reiteradas ocasiones al Ayuntamiento que la Policía Local multe a aquellos vehículos que están estacionados de manera irregular en los viales interiores, pero la respuesta del Consistorio ha sido siempre la de recordar que la ciudad no es la titular de esos viales y, por tanto, no tiene competencias para sancionar en ellos. Sí asume retirar los vehículos «en el caso de que se obstaculice la prestación del servicio público». Es decir, cuando los coches mal estacionados impidan el paso del «transporte urbano o sanitario» o en el caso de que la presencia de los vehículos pueda suponer un «peligro para la circulación».
Los servicios jurídicos municipales defienden que al Ayuntamiento no le corresponde la ordenación y control del tráfico en el interior del recinto y, a modo de ejemplo, recuerda que no se ha hecho cargo de la distribución de los espacios ni ha tenido opción de establecer su criterio en cuanto a la creación de plazas de aparcamiento. Competencia, por otra parte, que no ha reclamado nunca. Esa función la asumió la concesionaria, según se recuerda, que decidió en su día en qué lugares se podía aparcar y en cuáles no y que, entre otras actuaciones, colocó multitud de pivotes por el recinto para dificultar los aparcamientos irregulares.
Las alegaciones de la concesionaria se produjeron tras un decreto firmado por el alcalde en diciembre de 2019, que vino motivado por la reclamación al Ayuntamiento para que se tramitaran más de 300 sanciones.
Desde la mercantil defienden que, «obviamente, la concesionaria no tiene las competencias» para poder sancionar y la pregunta que se hace es quién las tiene. Aseguran que en otros hospitales en concesión, como los de Vigo y Oviedo, «la Policía Local sí entra para arreglar este tipo de problemas».
Insisten en que «no se trata, en ningún momento, de intentar que paguen o no paguen, sino de que ningún vehículo impida la circulación normal en una vía. No estamos hablando de estacionamientos indebidos dentro del párking, porque esto sí que tiene que solucionarlo la concesionaria», añaden.
En las alegaciones, desestimadas por el Ayuntamiento, la mercantil defendió que «los viales del HUBU son, en materia de tráfico, titularidad municipal y el Ayuntamiento debe ejercer la competencia de regulación, ordenación, gestión, vigilancia y disciplina del tráfico y de retirada de los vehículos» ya que «la concesionaria no puede ejercer potestades públicas».
Las posturas entre las partes no pueden estar más distantes.