scorecardresearch

En la onda de los más pequeños

L.N.
-

Alumnos del CRA Siglo XXI crean una radio y dan voz a los vecinos de sus pueblos

En la onda de los más pequeños - Foto: L.N.

Días de radio en el Colegio Rural Agrupado Siglo XXI de Sotillo de la Ribera, La Horra y Gumiel de Mercado. De radio convencional. De la de toda la vida. Aunque en la onda de los más pequeños. Con sus propuestas, con su manera de mirar el mundo. Porque ellos son los que han tomado los micrófonos y hasta la mesa de sonido para dar rienda suelta a su imaginación. 

En La Horra, por ejemplo, ha nacido Riber Radio. Un nombre, junto con su logotipo, formado por dos micros, que han elegido los 11 alumnos de segundo a sexto de Educación Primaria por votación. Después, han acordado entre todos elaborar un programa de variedades que contenga distintas secciones: desde las más clásicas de deportes o humor, hasta otras más novedosas como un diccionario para viejóvenes. Entre los términos han incluido "estar de chill" o "chilling", que significa relajarse, y "GG (good game)", una expresión que los más pequeños utilizan para felicitar al rival tras una partida. 

También van a entrevistar a Narciso, "porque sabe mucho del pueblo, de las viñas y de la cooperativa", como indican al unísono. Probablemente, el propio Narciso, con 84 años, sumará alguna aportación al diccionario... pero a la inversa. 

A ello añaden un refranero, un rincón de idiomas e, incluso, una sección de "salseo del bueno". Pero más allá de los contenidos, la radio les está sirviendo para trabajar en equipo. "Se han mezclado todos con todos, colaboran entre ellos, dan ideas y son muy respetuosos a la hora de locutar", explica Andrés, su profesor, mientras detalla que se salen al patio a ensayar de manera responsable y autónoma. Por encima de todo destaca que en el colegio trabajan por proyectos, lo que favorece que los niños "estén motivados y aprendan haciendo", en lugar de memorizar. 

Por ahora, él los graba y sus alumnos locutan. Cuentan que entre los consejos que han recibido se incluye "ser naturales hablando, no leer, no gritar, no acercarse mucho al micrófono, no hacer ruido con los pies...". Y si se equivocan, pues se repite. El programa, que han llamado Hablar por hablar, lo presentarán de forma conjunta. Los más pequeños reconocen que, a veces, les da "vergüenza" hablar delante del micrófono, aunque apenas unos segundos después uno de ellos se arranque en solitario a tararear una canción tradicional que han grabado entre todos tocando los instrumentos. 

Las raíces. Mientras, en Sotillo de la Ribera, los primeros en recibir los equipos, ya han grabado, editado e, incluso, publicado algunas de las entrevistas realizadas por los alumnos de cuarto, quinto y sexto. Se han centrado en sotillanos pegados a las raíces, vivan donde vivan; en dar a conocer "a personas interesantes del pueblo que les demuestran que podrán desarrollarse en lo que quieran", como defiende Quique, su profesor. 

Así, uno de los estudiantes ha charlado con un pintor. Otra con un biólogo marino. También hay escritores, periodistas y pedagogos. Las entrevistas, en formato podcast, se pueden escuchar desde los perfiles en redes sociales del CRA Siglo XXI. En líneas generales, todos se muestran contentos con esta experiencia. Se llevan un sinfín de aprendizajes. "¡También a escuchar!", exclama una niña. 

Ya sólo queda que los equipos lleguen próximamente hasta las aulas de Gumiel de Mercado y sus alumnos puedan disfrutar de aquello del 3, 2, 1... ¡En el aire!