scorecardresearch
Pedro del Barrio

Pretérito Imperfecto

Pedro del Barrio


A San Blas, el otorrino

03/02/2022

El patrono de la provincia de Burgos es Santo Domingo de Guzmán, y los dos de Burgos capital, Santa María La Mayor y San Lesmes.  No lo son, en cambio, Santa Elena y Santa Centola, famosas mártires burgalesas, de los siglos III y IV, decapitadas, ni, por supuesto, San Pedro y San Pablo, que se colaron de rondón en las fiestas de Burgos por un cambio municipal de fechas en su celebración, para mejorar la temperatura, ya que las primitivas eran por la exaltación de la Santa Cruz, el frío 14 de septiembre.

Y, además de ser sus devotos, ponerles flores, o rezarles el rosario que divulgó el de Guzmán (bonito nombre, que también lleva mi nieto) habría que fijarse en el Santo de hoy, 3 de febrero, el médico turco y obispo-mártir San Blas de Sebaste, uno de los 14 santos auxiliadores católicos que se invocan al considerarles eficaces contra ciertos males físicos (con culto de origen germánico, desde la época de la Peste negra) que, por si no lo saben, es patrón de los otorrinolaringólogos y de los enfermos de garganta.

Ahora que estamos dentro de la campaña electoral mañuequera, en la que los tropecientos partidos que se presentan juran (o perjuran) que van (o no) a hacer todo por Burgos (yo aprendí, hace muchos años de D. Patrocinio Arroyo, constructor y concejal que fue del Ayuntamiento de Burgos, esto que conocen los políticos en campaña electoral: «El prometer no empobrece, el dar es lo que aniquila»), y estando aquí roncos de tanto gritar a los buscasueldos, con las gargantas enrojecidas por los alaridos y chillidos para que hagan lo que deben hacer por Burgos, Provincia y Capital, se me ocurre proponer a San Blas, patrón de los enfermos de faringe, como patrón honorario de todo Burgos. Así, a la vez que mira a ver si vienen las cigüeñas, o no, podría hacer el milagro de que los políticos oigan nuestros clamores y, de paso, curarnos la ronquera crónica que tenemos los burgaleses de tanto reclamar lo nuestro.

San Blas, porfa, procura sacar el 13 de febrero a los políticos que, de verdad (no como hasta ahora), quieran mejorar Burgos. Amén.