Afectados de fibromialgia piden una unidad de referencia

G.G.U.
-

Representantes de Afibur se reunieron ayer con el delegado territorial de la Junta en Burgos, Roberto Saiz, para trasladarse las demandas más urgentes y pedirle apoyo ante la Junta

Afectados de fibromialgia piden una unidad de referencia - Foto: Luis López Araico

Miembros de la Asociación de Afectados de Fibromialgia y Fatiga Crónica (Afibur) fueron recibidos ayer por el delegado territorial de la Junta, Roberto Saiz, a quien trasladaron sus demandas más urgentes. La primera, la creación de una unidad de referencia regional en el HUBU, a la que se pueda derivar a diagnosticados de toda la región. También le pidieron apoyo ante el gobierno de la Junta, para que se incluya este trastorno caracterizado por el musculoesquelético crónico y generalizado entre los que computan en las valoraciones de discapacidad. «Castilla y León es la única región en la que no se tiene en cuenta», señaló la presidenta de Afibur, Laura Pascual.
Esta asociación burgalesa supera ya los 200 asociados y la tendencia es creciente, dado que cada vez hay más personas con este diagnóstico. La mayoría son mujeres, pero Pascual subraya que cada vez hay más hombres. «Alrededor del 10%», dijo. Cada uno tiene unas circunstancias, pero el denominador común de estas personas es que todas han protagonizado un largo periplo por consultas médicas hasta que han obtenido un diagnóstico. «La media ahora es un año; hasta hace no mucho eran siete, así que algo hemos mejorado», admitió.

Pascual subrayó que el delegado territorial de la Junta escuchó «conmucha atención y amabilidad» estas explicaciones, así como sus demandas. La primera, la creación de una unidad de referencia regional, que es algo que también ha demandado el Procurador del Común (el defensor del pueblo en Castilla y León ) ante el progresivo incremento de casos y «la ausencia de recursos sanitarios, sociales y de toda índole que pongan a sus ciudadanos en pie de igualdad con los pacientes de otras comunidades». Con estas palabras instaba el defensor a la Consejería de Sanidad en julio, aunque no ha habido cambio alguno al respecto.
De ahí que el colectivo burgalés pidiera ayer a Saiz apoyo expreso ante el gobierno autonómico. «Solo en Burgos hay un protocolo de actuación, en el resto de provincias todavía no hay nada», añadió la presidenta, Laura Pascual, insistiendo en que «queremos generalizar el protocolo y que la fibromialgia se reconozca en la valoración del grado de discapacidad», insistió. «Si no hay protocolos ni tratamiento para nosotros, ¿qué hacemos?», dijo, enfatizando que «la Administración tiene los medios y ha de ponerlos a disposición de los ciudadanos, no las asociaciones».
En Burgos, Afibur ofrece atención psicológica en terapia grupal e individual (en colaboración con Fedisfibur) y sesiones de fisioterapia, que es algo imprescindible.