scorecardresearch

La Biblioteca Cervantes, en abril si no hay «contratiempos»

ARSENIO BESGA
-

La alcaldesa de Miranda, Aitana Hernando, está satisfecha, pero desde los sindicatos denuncian la «falta de personal» del área de Cultura

El edificio contará con una sala de estudios, cuyo horario en época de exámenes se ampliará. - Foto: A.B.

La nueva biblioteca Cervantes ya ve su inauguración en el horizonte. El equipo de Gobierno anuncia que se ha adjudicado su equipamiento informático, multimedia y de seguridad, por lo que «a finales de marzo o principios de abril si no hay un contratiempo» la estructura debería abrir al público. Según la alcaldesa, Aitana Hernando, tan solo quedarían algunos flecos por cerrar después de instalar estos aparatos. Entre otras cosas, «la mudanza» desde otras instalaciones. 

Precisamente este hecho hace encender las alarmas en los sindicatos. Desde CGT recuerdan que llevan «35 años sin un aumento de personal» y «hay interinos que acumulan 12 años» sin un contrato fijo. Así las cosas, la agrupación de trabajadores exige que se cumpla la «legislación», que se incorpore un «bibliotecario» y que amplíen la plantilla con, al menos, «cuatro auxiliares más».

La nueva inversión comunicada por el Ayuntamiento supera los 53.000 euros. El suministro de los equipos informáticos, compuesto de «ordenadores e impresoras para el personal y los trabajadores», tiene un coste de 20.447,81 euros. Por su parte, las cuestiones de carácter multimedia, como «proyectores», suman un importe de 11.196,92 euros. Finalmente, a elementos relacionados con la seguridad y el control se  destinan 21.489,60 euros. En este último bloque quedan incluidos tanto  los «arcos de seguridad» como, entre otras cosas, los «lectores de inventarios».

Pese al esfuerzo económico de la administración municipal, el principal sindicato del Consistorio muestra su disconformidad. «Llevamos dos años pidiendo a Personal y a Alcaldía que nos digan la intención exacta que tienen con la Biblioteca Cervantes», recuerdan los representantes de CGT. «No han respondido», añaden. Ahora bien, los propios empleados públicos reconocen que algo sí saben. «Quieren cambiar los horarios, no va a ser una biblioteca al uso», comentan. En este sentido, la propia Aitana Hernando afirma que su compromiso está con los estudiantes, a quienes pretende dotar de una sala que incluso abra de noche para que puedan preparar sus exámenes.

Por otra parte, los delegados sindicales tienen claro que el proyecto podría interceder en el correcto funcionamiento de otras dependencias municipales. «Es como el Apolo, si trasladas la gente de la Casa de Cultura allí, la dejas como un solar vacío», argumentan. Además, en CGT tampoco ven con buenos ojos la infraestructura. «La parte de biblioteca es hasta más pequeña que la que tenemos», exponen.

En cualquier caso, Hernando subraya que las dependencias no abrirán «sin personal». Eso sí, desde los sindicatos creen que «terminarán tirando de subcontratas y horas extras».