scorecardresearch

Entre Burgos y Santander

ROBERTO MENA
-

Fede Castaños ha vestido la camiseta blanquinegra y la del Racing, además de dirigir a ambos equipos. Miguel Ángel Portugal jugó como burgalesista y ocupó el banquillo santanderino en dos etapas

Miguel Ángel Portugal (d.) y Fede Castaños (i.), durante un entrenamiento del Racing de Santander. - Foto: Jesús J. Matías

Burgos siempre ha tenido una conexión especial con Santander y con Cantabria. Esa relación se hace más estrecha en casos como los de Fede Castaños y Miguel Ángel Portugal, que han defendido tanto los colores blanquinegros como los del Racing. El ejemplo más representativo es el del primero, que ha sido futbolista en ambos clubes y posteriormente técnico de los dos equipos.La historia de Portugal es diferente, ya que su trayectoria como jugador no pasó por Santander y fue como entrenador cuando El Sardinero se convirtió en su casa en dos etapas diferentes. 

Ambas historias tienen un punto de conexión y es que cuando el Racing pensó en Miguel Ángel Portugal como técnico de cara a la campaña 06-07, el que fuera jugador del Real Madrid se llevó como ayudante a Fede Castaños, que entonces comenzó una aventura que se prolongó casi 8 años más. Ambos aguardan con interés el partido que el domingo protagonizarán en El Sardinero castellanos y cántabros. Castaños se decanta de forma clara por el conjunto blanquinegro, mientras que la respuesta de Portugal es más salomónica e incluso se conformaría con que no perdiera ninguno de los dos, por lo que el empate es su resultado.

Fede Castaños
El inicio de su idilio con el Racing de Santander se remonta al verano de 1981, cuando el club cántabro llama a su puerta para incorporarlo a su plantilla. Juega tres temporadas consecutivas en la entidad, viviendo un descenso a Segunda -en la 82-83- y posteriormente un ascenso a Primer -en la 83-84-.

«El recuerdo es fantástico como jugador. La tengo como mi mejor etapa, junto a la que viví en el Real Burgos que también fue bonita. Era joven, jugaba en Primera y en una ciudad en la que me acogieron muy bien. Además había un gran ambiente y todavía tengo relación con muchos de ellos», expone Castaños, que compartió vestuario con  «Quique Setién, Sañudo, Verón, Pereira, que luego fue portero del Atlético de Madrid, o el malogrado Manuel Preciado».

Asegura que ese disfrute como futbolista no se puede comparar en nada a su experiencia como técnico, rol que implica «muchas preocupaciones y que le estés todo el día dando vueltas a las cosas». Aunque Castaños no llegó al área deportiva del Racing de Santander hasta 2006 y lo hizo de la mano de Portugal. Antes había sido segundo en el Mirandés junto a Félix Arnaiz Lucas y había entrenado en la 04-05 al Burgos CF, con el que jugó el play off de ascenso a Segunda.

«Esa temporada el equipo se mantiene y después Miguel Ángel (Portugal) se va a la secretaría técnica del Real Madrid. Llega Marcelino García Toral y yo me quedo en su grupo de trabajo», relata.

En esa primera década del nuevo siglo es cuando las nuevas tecnologías llegan al fútbol, sobre todo en las labores de análisis y scouting. «Fuimos uno de los equipos pioneros, de los primeros que introdujimos los sistemas informáticos. Fue un poco complicado al principio porque los medios no eran los mismos que ahora, pero al final salió muy bien y creo que hicimos un trabajo muy bueno», expone. El equipo se metió en la Copa de la UEFA -lo que es ahora la Europa League- y la siguiente campaña tuvo como rivales al PSG, al Manchester City o al Schalke 04. «Fue un gran aprendizaje y esa experiencia analizando a grandes equipos internacionales me hizo crecer, mejorar y aprender», recuerda.

También trabajó junto a entrenadores como Héctor Cúper o Álvaro Cervera posteriormente. «De todos se aprende mucho y no solo de ellos, sino también de sus cuerpos técnicos», señala.

Aunque ahí no quedó todo y Castaños llegó a dirigir al equipo en Primera División de forma interina -tanto en la 10-11 como en la 11-12- e incluso también en Copa, competición con la que regresó a Anduva. Aquel Mirandés de Pablo Infante dio buena cuenta del cuadro cántabro y pasó a los cuartos de final. «Aunque fueran pocos partidos, dirigir en Primera División es una experiencia bonita, de la que también pude disfrutar», indica.

El domingo será blanquinegro y explica que quiere «mucho al Racing, pero siempre está por delante el sentimiento por el Burgos». A partir de ese momento espera que ambos equipos puedan acabar lo más arriba posible. «Al Racing le costó arrancar, pero no creo que tenga problemas para mantenerse, mientras que lo que está haciendo el Burgos es muy meritorio. No hay que olvidar que hace un año y unos meses estábamos jugando contra el Calahorra», concluye. 

Miguel Ángel Portugal
«El recuerdo que tengo que esas dos etapas es muy bueno. Fueron años bonitos en los que tuve la oportunidad de entrenar a jugadores como Lionel Scaloni, ahora seleccionador de Argentina, una de las favoritas  para ganar el Mundial, la pareja Zigic-Munitis o de ser testigos de la eclosión de Sergio Canales. Además en la 09-10 fuimos capaces de llegar a semifinales de Copa, que es algo muy bonito», comenta el de Quintanilla de las Viñas.

Llegó a Santander en el verano de 2006 con Fede Castaños como acompañante y después de una meritoria campaña se incorporó al Real Madrid. «Tuve que rescindir con el Racing porque tenía un año más de contrato», explica. Volvió en la 09-10  para sustituir a Mandía y salvó al equipo.Comenzó la siguiente campaña, pero el cambio de propiedad  provocó que saliera a las 22 jornadas.

Asegura que «gane quien gane» estará feliz. «El Burgos está haciendo una gran campaña y está ahí por méritos propios gracias al trabajo de los últimos años. El Racing se ha recuperado y le faltó suerte en el inicio», finaliza.