CyL blindará a los niños de hasta 6 años en grupos de 25

SPC
-

La Consejería anuncia que los alumnos de infantil y primero de Primaria no interactuarán con otros menores del centro y que contempla un inicio de curso «lo más parecido a la normalidad»

CyL blindará a los niños de hasta 6 años en grupos de 25 - Foto: Alberto Rodrigo

Los alumnos de hasta seis años –Educación Infantil y primer curso de Primaria– se constituirán el próximo curso como un grupo estable de convivencia, con entre 22 y 25 niños, que no necesitarán llevar mascarillas ni guardar la distancia de seguridad, aunque no interactuarán con el resto de alumnos y, en la medida de lo posible, no compartirán espacios. Esta es una de las medidas que contempla el protocolo de seguridad elaborado por la Consejería de Educación y supervisado por la Dirección General de Salud Pública, que marcará la organización de los centros escolares el próximo curso.
La consejera de Educación, Rocío Lucas, anunció la contratación de unos 600 docentes para poder llevar a cabo la aplicación de todas estas medidas de seguridad en los centros docentes. «Desde la Consejería se ha llevado a cabo un estudio detallado de grupos, alumnos por grupo, número de aulas, superficie de las distintas aulas y la previsión de alumnado, por lo que manejamos una horquilla inicial de contratación de entre 550 a 600 docentes en centros públicos para responder a las necesidades derivadas de la covid», explicó Lucas, que ayer presentó las pautas para que los centros educativos organicen el inicio del próximo curso.
De acuerdo con el documento, cada centro deberá nombrar a un equipo coordinador y adaptar las medidas del protocolo general a sus circunstancias en planes que deberán presentar antes del 25 de julio. Además, se contemplan medidas en el caso de que un rebrote de la pandemia vuelva a obligar a la educación a distancia, como la adquisición de 10.000 dispositivos portátiles para potenciar el préstamo a alumnos.
El protocolo, supervisado por la dirección general de Salud Pública, contempla un sinfín de indicaciones sobre el uso de espacios comunes, las entradas y salidas —que deberán ser los más escalonadas posible y utilizando todos los accesos que los centros tengan a su alcance—, la ventilación, limpieza, transporte escolar —donde no se limitará el aforo— y los comedores. En el mismo también establece que la mascarilla será obligatoria para los mayores de seis años cuando no se pueda garantizar la distancia de seguridad de metro y medio.
Se trata de un conjunto de medidas encaminadas a conseguir dos objetivos. «Que ningún alumno se quede atrás por culpa de la pandemia y que los centros docentes sean espacios seguros», señaló, y quiso lanzar un mensaje de tranquilidad al asegurar que la previsión es que el próximo 9 de septiembre comiencen las actividades lectivas con la «máxima normalidad», dentro de las «inevitables limitaciones».
En este punto, detalló que la limpieza de las aulas se llevará a cabo una vez al día; los baños se realizarán tres veces en cada jornada escolar; aulas comunes como informática o música se debe limpiar entre grupo y grupo. Los servicios complementarios funcionarán desde el primer día de clase, adaptados a la nueva situación. 
Planes de refuerzo

Junto a las medidas sanitarias para evitar contagios, la Consejería también ha establecido medidas educativas como planes de refuerzo y recuperación para el alumnado con necesidades específicas y damnificados por la brecha digital. «Los planes serán objeto de evaluación continúa a lo largo del primer trimestre y versarán sobre los contenidos del curso anterior que no fueron impartidos de forma presencia», aseguró. Al mismo tiempo, Lucas explicó que las programaciones didácticas se elaborarán de tal forma que puedan ser adaptadas a la educación no presencial, en el caso de que un rebrote de la pandemia obligue al cierre de los colegios.
Ante la posibilidad de tener que regresar a la educación a distancia, Lucas anunció que está previsto que se refuerce la red de Escuelas Conectadas, para que todos los colegios públicos estén conectados por internet de alta capacidad, mejorar la formación del profesorado y potenciar el servicio de préstamo de dispositivos digitales. Además, se establece que todos los centros cuenten con un aula virtual y con un plan de digitalización que recoja los medios disponibles: materiales didácticos, formación del profesorado y un registro de recursos.