scorecardresearch

"Por ahora el bar ha superado con mucho nuestras expectativas"

AARÓN C.C.
-

Miranda tras la barra (XXIV) | Sergi Gómez ha comenzado hace apenas unas semanas con Bendita Locura (calle La Estación, 19) una aventura que los tres socios afrontan con optimismo

Sergi Gómez afronta con ilusión su primer proyecto en el mundo de la hostelería. - Foto: A.C.C.

La pandemia ha afectado a todos los sectores, especialmente al de la hostelería. Gran cantidad de bares históricos, otros recién abiertos y algunos proyectos sin culminar se vieron lastrados repentinamente por la aparición del nuevo virus, del confinamiento y de las restricciones.

Pero no todo han sido sombras durante estos dos años. Así lo demuestra Sergi Gómez. Este mirandés de 39 años ha decidido embarcarse, junto a sus socios Antonio y Juanjo, en su primera experiencia dentro de este sector. "Es un mundo en el que hay que saber bastante, por eso dejo prácticamente todo en sus manos", afirma. Antes de decidir la localización final tuvieron que realizar un estudio detallado sobre las posibles opciones. "La zona está bastante bien para alternar y generar un ambiente de ocio importante. Esta ubicación pedía abrir un bar, no un gimnasio", afirma convencido.

A la hora de iniciar el negocio, Sergi se encontró con la estupefacción de la gente, y alguna que otra crítica cuestionando su decisión. "Estás loco", "cómo vas a abrir ahora un bar con la que está cayendo". De esa locura de la que le acusan ha surgido el nombre del bar: Bendita Locura. "Yo veía y confiaba en que podía funcionar bien, era algo que me ilusionaba. Veremos si con el tiempo resulta ser bendita o si estoy loco de verdad", avisa.

Ante el futuro se muestra muy cauto, ya que el bar ha abierto hace menos de dos semanas y todavía es pronto para fijar unos objetivos de forma clara. El balance que hace sobre estas primeras jornadas de actividad es muy positivo. "Estos primeros días han sido un boom de gente constante, por ahora el bar ha superado por mucho nuestras expectativas. Pero no nos queremos dejar guiar por esto, necesitamos algo más de tiempo para saber cuál es la situación real y ponernos unas metas concretas en función de la misma", añade.

Esas metas pasan por hacer del bar un negocio estable. Junto a sus 7 empleados, Sergi trabaja para que el Bendita Locura sea un lugar agradable donde "se pueda pasar un buen rato". No pierde la motivación que le ha llevado hasta aquí y quiere luchar para conseguir la mayor rentabilidad para el establecimiento.

Otra de las ideas que tiene en mente, una vez se haya asentado dentro del sector, es la de comenzar a tratar la gastronomía, especialmente con las tapas. Para ello todavía habrá que esperar, ya que Sergi quiere ir construyendo su camino "poco a poco".

Viendo que su negocio empieza a despegar, Gómez quiere enviar un mensaje de ánimo para todas aquellas personas que tengan un proyecto laboral en mente pero que teman realizarlo por miedo a fracasar y perder dinero en el intento. "Suena muy típico, pero les quiero decir que luchen por sus sueños. Siempre va a haber momentos duros en los que piensas en tirar la toalla y rendirte, pero es ahí cuando tienen que demostrar que si les apasiona de verdad tienen que sacrificarse por conseguirlo, al final la gente siempre acaba respondiendo". Aconseja encarecidamente que pidan ayuda si realmente lo necesitan. "Que se dejen aconsejar por los expertos", declara.

Él también ha pasado momentos complicados, pero pudo salir adelante gracias al apoyo incondicional de su familia y de su mujer. "Les agradezco todo esto a mis padres, a mi mujer y a mis socios, sin ellos nada de esto sería posible. Esa unión y confianza es la que nos ha llevado hacia donde estamos. Juntos hemos creado y nos hemos metido dentro de nuestra propia locura, y no queremos salir de ahí", concluye rotundo.