scorecardresearch

Más de la mitad del gasto corriente, en servicios privatizados

L.N.
-

Si el Ayuntamiento encarga los entierros a una empresa, como plantea la alcaldesa, apenas gestionaría directamente alumbrado, aguas y seguridad. Los contratos externalizados suman 8,8 millones en 2022

Más de la mitad del gasto corriente, en servicios privatizados - Foto: L.N.

La clamorosa falta de personal en el cementerio municipal de Aranda de Duero, con sólo un operario en activo, ha hecho resurgir su posible privatización. Ya hubo un intento hace años. Se desestimó. Ahora, la opción vuelve a estar sobre la mesa del equipo de gobierno, formado por Partido Popular, Ciudadanos y el ex de Vox Vicente Holgueras. En caso de prosperar esta medida, que ha hecho pública la propia alcaldesa, Raquel González, el Ayuntamiento arandino ampliaría la ya de por sí dilatada lista de servicios externalizados.

Del análisis del borrador del Presupuesto municipal para 2022, cuyo debate en el pleno se retrasará al menos hasta mayo, se desprende que el Consistorio de la capital ribereña destinará este año un total de 8.866.440 euros para cubrir los servicios que prestan otras empresas. Es decir, más de la mitad del gasto recogido en el capítulo II (gasto corriente en bienes y servicios), que asciende a 16.566.350 euros, irá a parar a trabajos cuya gestión se encuentra privatizada.

Ahí figuran, por ejemplo, los 660.000 euros en materia de ordenación del tráfico y estacionamiento. Mientras, la recogida de residuos supone 1.310.540 euros para las arcas municipales, a los que se suman otros 1,8 millones de euros en limpieza viaria, 818.000 euros en tratamiento de residuos en el punto limpio o 1.450.000 euros para el mantenimiento y cuidado de los parques y jardines de la ciudad.

Completa la lista una partida de 1.493.000 euros para tercera edad y dependencia (como el servicio de ayuda a domicilio), otra de 503.000 euros que se invertirán en el funcionamiento de centros docentes, además de los 335.000 euros destinados al transporte urbano de viajeros. Asimismo, se reservan 90.000 euros para trabajos realizados por otras empresas en museos y 54.900 para la Escuela y Museo de Cerámica, cerrados desde finales de marzo y cuya reapertura no se producirá hasta el mes de septiembre.

En el mismo borrador del Presupuesto para 2022 se indica que el gasto en el cementerio, en cuanto a maquinaria, combustible o vestuario, asciende a 16.750 euros. No incluye los gastos de personal. En el caso de sacar a licitación la gestión del camposanto, el Ayuntamiento apenas gestionaría de forma directa el servicio de seguridad y extinción de incendios (no cabe otra opción), alumbrado y aguas, a excepción de la lectura de los contadores (externalizada).

Rechazo de la oposición. En estas circunstancias, la propuesta de contratar a una empresa para los entierros no cuenta con el visto bueno de la oposición. En las filas socialistas, su portavoz, Ildefonso Sanz, defiende que "es un tema público que hay que arreglar desde lo público". A su juicio, la solución pasa por contratar a un mínimo de cinco enterradores y hacerlo cuanto antes. "No se puede tener al único operario sin librar ni tener vacaciones, no puede ser", critica, para rematar: "La alcaldesa quiere deshacerse del marrón y que lo solucionen otros, pero lo que tiene que hacer es arreglarlo, para eso es alcaldesa y tiene responsabilidades. Exigimos una solución ya".

Por su parte, el portavoz de Podemos, Andrés Gonzalo, pide al equipo de gobierno que convoque una reunión con los trabajadores del cementerio "para buscar soluciones en lugar de imponer, decretar y amenazar con expedientar. Su mala gestión no puede ser la excusa para justificar la privatización".

En esta línea, la portavoz de IU, Vanesa González, sostiene que "lo primero es contar con una buena Concejalía de Personal" y rechaza la externalización por suponer "un sobrecoste muy grande". Finalmente, Sergio Chagartegui, de Vox, reclama un estudio antes de tomar ninguna decisión.