scorecardresearch

El puente Besson, un año vallado por "colapso inminente"

H.J.
-

El Ayuntamiento calcula que los trabajos de reparación, adjudicados a primeros de diciembre, arrancarán a finales de este mes y estarán listos para el mes de mayo

Las vallas de plástico de los bomberos están a punto de caer al no quedar barandilla. - Foto: Jesús J. Matí­as

Hace justo un año que el hundimiento que afecta a las inmediaciones del puente Besson se hizo peligrosamente evidente. En los primeros días del mes de enero de 2021 los servicios del área de Vías Públicas dieron la voz de alarma al detectarse una llamativa deformación de la acera de la avenida de Valladolid e inmediatamente se ordenó la colocación de un vallado para evitar problemas mientras se determinaban las causas del mismo y evitar accidentes. Así sigue.

El Ayuntamiento de Burgos lleva un año para arreglar este problema que desde el primer momento se achacó a la desembocadura del arroyo Cardeñadijo, que justo en ese punto va a morir al río Arlanzón. Se abordó como una obra de emergencia, se contrató la redacción de un proyecto y después salió a licitación la reparación, pero en todo este tiempo nada se ha tocado, y dice el refrán que «lo que no mejora, empeora».

El concejal Miguel Balbás confía en que sea a finales de este mes cuando comiencen los trabajos, pues desde principios de diciembre están adjudicados en favor de la constructora RFS por un importe de 145.672,7 euros. «A la empresa se le dieron 15 días para firmar el contrato y luego un mes para iniciar las obras, así que a finales de este mes deberíamos empezar y me voy a preocupar de que así sea», subraya el edil.

(Más información en la edición en papel de hoy de Diario de Burgos)