scorecardresearch

Rebaten un estudio de un diente clasificado como de sapiens

DB
-

Un artículo en la revista PNAS sostenía que un diente del yacimiento chino de 'Fuyan cave' era de humano, cuando en realidad se trata de una pieza dental de un herbívoro

Investigadores del Cenieh rebaten un estudio de un diente de herbívoro clasificado como de sapiens. - Foto: @CENIEH

Investigadores del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana han rebatido en un artículo en la revista científica PNAS una investigación que sostenía que un diente del yacimiento chino de ‘Fuyan cave’ era de Homo sapiens, cuando se trata de una pieza dental de un herbívoro.

El yacimiento de ‘Fuyan cave’, en Daoxian, al sur de China, es uno de los referentes para estudiar las primeras migraciones del Homo sapiens fuera de África, de hace más de 50.000 años.

Así se señalaba en un artículo publicado en 2015 en la revista Nature por los investigadores del Cenieh María Martinón-Torres y José María Bermúdez de Castro, en el marco de una colaboración con los investigadores del Instituto de Paleontología de Vertebrados y Paleoantropología de Pekín.

Sin embargo, a comienzos de este año, un estudio publicado en la revista estadounidense PNAS por el investigador Xue-feng Sun, de la Universidad de Nanjing, y su equipo cuestionaba la antigüedad de hasta cinco yacimientos chinos entre los que se encuentra Fuyan. En dicho estudio revisaban las dataciones de estos yacimientos, y en el caso de Fuyan, presentaban dos nuevos dientes «humanos», que atribuían a la misma muestra publicada por Martinón y Bermúdez de Castro.

A través del análisis genético y la datación por Carbono 14 de esos nuevos dientes, Sun y sus colegas concluían que los dientes de Fuyan, originariamente datados entre 80.000 y 120.000 años por el equipo del IVPP, apenas tenían 10.000 años de antigüedad. Ahora, los investigadores del Cenieh, en colaboración de nuevo con científicos del IVPP de Pekín han publicado una réplica en PNAS donde cuestionan la calidad del estudio de Sun y su equipo. Además de problemas con la datación y el contexto de los restos fósiles, la principal crítica radica en que uno de los dientes «humanos» analizados por el equipo de Sun y del que han extraído ADN humano, es en realidad un diente de un herbívoro, probablemente un ciervo.

Considera Martinón que «extraer ADN humano de un diente que no es humano, cuestiona la credibilidad y el estándar científico de todo el trabajo».

El Cenieh y el IVPP han compilado valoraciones de decenas de especialistas de todo el mundo que ratifican que el diente no es humano.