scorecardresearch
Fernando Aller

DESDE EL ALA OESTE

Fernando Aller

Periodista


Votos y armas

08/07/2022

Las últimas encuestas alfombran un camino de rosas para Núñez Feijóo en su ambición por llegar a La Moncloa y el político gallego no ha podido evitarlo: Su mensaje más que de preocupación ha parecido de regodeo y satisfacción porque en la crisis económica ve la pértiga que le servirá de apoyo para el ambicionado salto y asalto a la presidencia de España. No ignora el líder popular que nada hace prever un adelanto electoral significativo, salvo el deseo propio de que así sea, y aunque la situación tal vez no cambie mucho en un año, la percepción social de los problemas puede ser diferente.

La elevadísima inflación es el problema, así lo percibe la sociedad, y parece evidente que las medidas adoptadas por el Gobierno, con propinillas por aquí y por allá, no resultan satisfactorias ni siquiera para la mayoría de los votantes del PSOE, muchos de los cuales, según los mismos sondeos, viven tan angustiados en la incertidumbre que incluso pronostican un trasvase de votos directos del PSOE al PP. Ante este panorama, Feijóo ha querido rebajar la euforia de Sánchez tras el éxito de organización de la cumbre de la OTAN. Ha pedido al presidente del Gobierno que cambie de rumbo, porque "Biden se ha ido, pero la inflación sigue aquí". La satisfacción de Feijóo al dibujar la preocupación económica como catástrofe tal vez resultara en parte innecesaria para sus fines. Hay otros elementos de desgaste y en estos, sin embargo, se muestra cómplice con el Gobierno.

El reconocimiento a la organización y resultados de la cumbre de la OTAN, del que participa junto a Sánchez, seguramente no es compartido con el mismo entusiasmo por una parte importante de los españoles. La opinión publicada ha rozado la unanimidad, pero en la calle no existe la misma euforia militarista, descontado el afecto coyuntural hacia las víctimas que despierta la guerra de Putin. La cumbre de la OTAN, más allá de anécdotas, fue la escenificación de un estado de euforia colectiva bajo la tutela de un gendarme, el mismo que recaudará una parte sustancial de la apuesta para mantener su propia y superior industria armamentística. Por este lado no hay motivo para la ansiedad del aspirante. La estrategia geopolítica de Estado Unidos no suscita pleitesía ni favorece votos en España.