Caravana motera para el recuerdo

O.C.
-

'La Resistencia' recorre los puntos en los que Miranda ha luchado contra la covid, para homenajear a los colectivos que hay detrás

La entrega en la residencia mixta de Miranda fue una de las más emotivas. - Foto: JAntonioPereda

No era una fiesta, pero sí que fue una jornada especial. El sentimiento de emoción llenó cada momento del acto organizado por el colectivo motero de Miranda. Los organizadores dejaron claro que La Resistencia era un grito de rabia y un homenaje más que una celebración.

Sobre las dos ruedas, una caravana formada por unos cien vehículos recorrió los puntos en los que el coronavirus ha cambiado la vida de los colectivos que trabajan en ellos. Fuerzas de Seguridad, voluntarios de Protección Civil o Cruz Roja y sanitarios fueron los principales grupos que sintieron el cariño del colectivo que salió a la calle para «agradecer a todos los servicio su dedicación y su entrega», leyeron en el comunicado.
José Luis Cívico, portavoz del grupo encargado de la organización, reconocía en la plaza de España poco antes del final que «la valoración es muy buena», por la respuesta y porque no hubo incidentes, algo que se quería evitar y o para ello pusieron medidas de seguridad ante las que no hubo ningún reparo. En cada parada, en la que entregaron un ramo de flores y una placa, Cívico resumía que la respuesta de los homenajeados «fue genial porque nos han recibido muy bien». Los más emotivos a su juicio fueron en el Hospital Santiago Apóstol y la residencia mixta.
En los dos lugares el terremoto de la enfermedad se ha notado como en pocos sitios. De hecho, en la lectura final ensalzaron que «hemos salido a agradecer a todos y cada uno de los abnegados trabajadores que conforman el tejido de nuestra sanidad pública, residencias de mayores, ambulatorios, hospital...». 
La intención de La Resistencia era trasladar el reconocimiento a los colectivos que tanto han trabajado, pero Cívico asumía con la ruta terminada que el cariño se sintió en las dos direcciones, incluso hubo lágrimas en algunos puntos. Antes de la lectura del manifiesto, la organización recibió una llamada de sanitarios en la que se agradeció el gesto y como punto final el sonido de los motores sirvió para homenajear a todos los fallecidos.