scorecardresearch

Convulso inicio parlamentario con críticas de «autoritarismo»

SPC
-

PSOE, Podemos y Cs acusan a los grupos del Gobierno de «limitar» a la oposición por reducir las preguntas

Los portavoces de los distintos grupos Parlamentarios, antes de la reunión celebrada ayer en las Cortes. - Foto: Ical

La tensión y los encontronazos entre oposición y PP-Vox siguen siendo la tónica habitual en el inicio de la XI legislatura de las Cortes autonómicas, y, por segunda sesión consecutiva, la reunión de la Junta de Portavoces volvió a estar marcada por la polémica y los cruces de acusaciones entre ambas direcciones. En esta ocasión, y retomando el hilo de lo expresado hace quince días, PSOE, Ciudadanos y Podemos arremetieron contra lo que consideran como «autoritarismo» de los dos partidos que sostienen el Ejecutivo regional y denunciaron que se «está recortando» el control parlamentario con menos preguntas para los grupos. Y es que, precisamente, el acuerdo de la Mesa para regular el cupo de preguntas de control en los plenos desató las críticas de estas tres formaciones al considerar que se «restringe» su labor de oposición, algo que negaron los portavoces de PP y Vox, que subrayaron que si en la pasada legislatura se permitían 14 preguntas para 40 procuradores, ahora van a ser 15 para 37. «No se recortan preguntas a los portavoces ni a los grupos», subrayó el popular Raúl de la Hoz, quien defendió que la propuesta emana de los servicios jurídicos de las Cortes y que lo que se hace es redistribuir el reparto entre estos grupos. 

Algo que deja al PSOE con dos preguntas menos –una al presidente de la Junta y siete a los consejeros–, mientras que el grupo UPL-Soria Ya podrá formular cuatro –una al presidente que se irán alternando las dos formaciones y tres a los consejeros– y el Grupo Mixto tres –una al presidente que irá rotando y tres a su Gobierno, una para cada formación presente en el mismo–. Por su parte, PP y Vox renunciaron a formular las nueve y cinco preguntas que les correspondería. 

Sin embargo, la viceportavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Patricia Gómez, acusó a PP y a Vox de pretender «recortar y poner impedimentos» a la labor de oposición, algo que «no extraña por parte de la ultraderecha», pero «sí del PP, ahora moderado y centrado, de Alberto Núñez Feijóo», sobre lo que ironizó con que esa «moderación» y ese «centralismo» consista en «arrodillarse ante quienes no creen en las instituciones ni en el Legislativo». Aunque Gómez admitió que en virtud de la reducción de procuradores los servicios jurídicos planteaban una reducción de las preguntas de la oposición, subrayó que a su grupo «le hubieran correspondido las mismas» y tildó la redistribución entre las distintas formaciones como «una treta más» para que «el principal grupo de la oposición no pueda ejercer su labor». Unas críticas en las que también coincidieron Pablo Fernández (Podemos) y Francisco Igea (Cs), que acusaron al PP y a Vox de «autoritarios» por limitar las preguntas de control y el derecho de las minorías, al no permitir que en este grupo, como ha ocurrido en otras legislaturas, haya dos personas liberadas.

Por su parte, el nuevo portavoz de Vox, Carlos Menéndez –quien sustituye a Juan García-Gallardo tras asumir éste la Vicepresidencia de la Junta– se expresó en la misma línea que De la Hoz y defendió el desarrollo de los tiempos parlamentarios frente a quienes estaban «especialmente inquietos y alarmados» por un supuesto «secuestro de la actividad» en la Cámara.

Intervención en el pasillo

Una crispación que retrasó el inicio de la rueda de prensa de los portavoces posterior a la reunión debido a las discrepancias entre el portavoz y viceportavoz del Grupo Mixto, Pablo Fernández y Francisco Igea, con los servicios de comunicación de las Cortes, al pretender intervenir los dos en la misma en contra de la previsión de un único representante por grupo. Ambos aseguraban que el reglamento de la Cámara no impedía la participación de ambos en la rueda de prensa, mientras que tanto los servicios de comunicación de las Cortes como PP y Vox defendieron la existencia de un acuerdo de todos los jefes de prensa de los grupos para fijar una sola intervención por cada uno, a fin de limitar la duración de estas ruedas de prensa. Finalmente, tanto Fernández como Igea atendieron a los medios en los pasillos del Parlamento regional.