scorecardresearch

El pequeño comercio, pendiente del inicio de rebajas

B.G.R.
-

El sector entiende que se aproveche el tirón de las locomotoras textiles, que adelantarán de nuevo el arranque

Las ofertas o descuentos especiales ya cuelgan de algunos establecimientos. - Foto: Alberto Rodrigo

Desde que se liberalizaran los periodos oficiales de rebajas en 2013, el pequeño comercio vive pendiente de las decisiones de las grandes firmas sobre su inicio. Antes de la pandemia, locomotoras como Inditex o el Corte Inglés mantenían las fechas habituales del 7 de enero y del 1 de junio, aunque con la crisis sanitaria esta última ha variado adelantándose a finales de junio. Parece que este año volverá a suceder lo mismo, al menos en el caso de la segunda empresa, que sitúa el arranque en la horquilla que va del 23 al 25 de este mes, la misma que se rumorea para la primera.

Los representantes del colectivo, ya sea la patronal del sector o las asociaciones zonales, defienden la regulación de las rebajas y los días tradicionales de comienzo, aunque entienden que haya negocios que se sumen al tirón de ventas que supone, por ejemplo, la cadena de Amancio Ortega. «Cada empresario es libre de hacer lo que crea conveniente», subraya el presidente de Centro Burgos, Raúl Martínez, quien reconoce que «no podemos poner puertas al campo» y ve razonable que el pequeño comercio aproveche esas fechas por el efecto llamada de los grandes.

Los días que se manejan para ese nuevo adelanto coinciden con el inicio de los Sampedros y una semana posterior que el sector no duda en calificar de «rara», con un miércoles festivo y horario reducido en muchos establecimientos. A esta circunstancia hace referencia el vicepresidente de la Federación de Empresarios de Comercio (FEC), Julián Vesga, quien considera que debe valorarse esta situación como una «ayuda» para que pueda posponerse el inicio de las ofertas hasta el habitual 1 de julio. 

Vesga subraya que patronal «ni aconseja ni recomienda», ya que cada comerciante «sabe cómo lleva la campaña». «No queremos enfrentamientos entre nosotros», sostiene, al tiempo que remarca que su posición pasa por fijar de nuevo esos periodos de descuentos y «dejar de bailar el agua a los grandes». 

En el caso de la asociación de comerciantes de Gamonal, Zona G, su presidenta, Victoria Ibeas, asegura que existe división entre los empresarios sobre el adelanto o no de las rebajas, aunque precisa que «mayoritariamente» optarán por esta segunda opción. El motivo, según señala, también radica en la celebración de San Pedro, que hace que el escenario de consumo sea diferente al de años pasados. «La gente se va a volcar en las fiestas, cuyos actos se concentran en el centro y la gente no se va a trasladar a los barrios», manifiesta.

Vesga considera que la evolución de este periodo de descuentos de verano, principalmente las tres primeras semanas, será la «piedra de toque» para hacer balance y comprobar si el sector ya ha recuperado los niveles de venta que registraba antes de la crisis sanitaria. «Todavía no los hemos alcanzado», señala, mientras que Zona G comparte esta opinión y añade que «aún estamos muy por debajo». 

Centro Burgos valora este primer semestre del año de forma «positiva y en el camino de acercarse a 2019», si bien admite que su comportamiento no está siendo «estable» con picos de consumo durante unos días que bajan de forma radical otros. A pesar de todo, sostiene que mayo, después de un abril que no resultó tan favorable como lo esperado, se ha notado una cierta reactivación de las ventas impulsada por celebraciones como bodas y comuniones. 

Por su parte, fuentes del Corte Inglés argumentan el adelanto de las rebajas estivales a la tendencia que marca el propio mercado y al hecho de «dar facilidades al consumidor» que comienza sus vacaciones el 1 de julio a que pueda comprar «su equipamiento».