Illa respalda las medidas y garantiza el apoyo necesario

SPC
-

El ministro de Sanidad afirma que el Gobierno estudia la fórmula jurídica para extender el toque de queda a toda España y augura que el horizonte de mayores dificultades será de cinco o seis meses

El ministro y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, visitaron ayer un centro preparado para acoger pacientes de covid. - Foto: Rubén Cacho (Ical)

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, respaldó las medidas adoptadas por la Junta en una comparecencia conjunta con el presidente autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, con quien se reunió en Valladolid antes de que por la tarde el Gobierno autonómico aprobara el toque de queda a partir de esta noche. Illa confirmó que su departamento respalda las medidas que adoptan las comunidades en función de su marco jurídico y la situación sanitaria y garantizó el apoyo para que se haga efectiva la medida adoptada.
Salvador Illa insistió en que el Gobierno estudia la fórmula jurídica necesaria para extenderlo a todo el país o gran parte, puesto que en su opinión sería necesario el estado de alarma y por tanto precisó conocer si existen apoyos parlamentarios para extenderlo más de 15 días.
El presidente de la Comunidad afirmó que «no podemos discutir ni un solo minuto si son galgos o podencos», por lo que defendió que el Ejecutivo de Castilla y León va a sumir su responsabilidad y para ello solicitó el apoyo del Gobierno de España y de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, lo que encontró apoyo en el ministro.
Asimismo, Fernández Mañueco argumentó que la Junta actúa desde la moderación en la forma, pero también desde la determinación en el «fondo». «Ser moderados no implica no actuar con determinación», dijo o «mojarnos». «Solo desde la seguridad sanitaria podremos apostar por una recuperación económica y social sostenible y con garantías en el futuro», agregó.
Cinco o seis meses.

Por otro lado, el ministro llamó a la población española a cumplir de forma estricta las medidas higiénicas y sanitarias frente a la covid-19, como son el lavado de manos, el uso de mascarillas, la distancia social o la ventilación de espacios cerrados, aunque parezcan «banales». Insistió en que la situación es «muy preocupante», según informa Ical.
«Vienen semanas complicadas y duras», reiteró el ministro Illa quien remarcó que el horizonte de mayores dificultades no es solo de semanas, sino de cinco o seis meses. Explicó que se trabaja con «mucha intensidad» y con un «esfuerzo sin precedentes» para obtener una vacuna «eficaz y segura», pero indicó que no llegará hasta finales de año o principios 2021 y que se necesitarán meses para administrarla a una parte significativa de la población española.