scorecardresearch

Primaria estabiliza a 66 médicos en centros de salud

GADEA G. UBIERNA
-

León y Burgos son las provincias menos atractivas. Se confía en captar titulares para el 100% de los puestos en la 'repesca' de la oferta pública de empleo de 2019, que se resuelve ahora

Burgos y León son las provincias que más consultorios tienen y, también, más dificultades para cubrir plazas. - Foto: Valdivielso

La Gerencia de Atención Primaria de Burgos ha llegado a la segunda fase de la oferta pública de empleo (OPE) para médicos de familia de 2019 con el 34% de las cien plazas que ofertó en la primera ronda disponibles: 66 se han solicitado y 34 no. Esto no quiere decir que estos puestos estén vacantes -o no en todos los casos-, sino que, en ausencia de titulares, se cubren con personal interino. León y Burgos vuelven a ser las provincias con mayor porcentaje de interinidad, lo cual conlleva mayor inestabilidad de la plantilla: en cuanto el facultativo interino encuentra una plaza mejor, se va. Este es uno de los grandes problemas de la atención primaria en la provincia, pero se confía en minimizarlo con la 'repesca' de la OPE y en conseguir titulares para las cien plazas vacantes, que son casi la tercera parte de todas las de Burgos.

El proceso de estabilización de facultativos comenzó justo antes de la pandemia, que lo cortó en seco hasta que se retomó a principios de 2022 con un concurso de traslados al que, casi de inmediato, sucedió la resolución de la primera fase de la citada oferta de empleo público, en la que Burgos sacaba todas las plazas disponibles: 43 de equipo (las convencionales de los centros de salud, en las que un facultativo atiende siempre un cupo concreto de pacientes) y 56 de área (figura muy controvertida, dado que son profesionales sin consulta fija; se mueven en función de las necesidades de personal).

De estas, Burgos consiguió titulares para las 43 de equipo y para otras 23 de área; en total, 66 adjudicadas, lo cual tampoco es garantía de que se hayan cubierto. ¿Por qué? Porque no es la primera vez que titulares sobre el papel luego no toman posesión de la plaza y, por lo tanto, ese puesto vuelve a quedar disponible. El mes para tomar posesión venció antes de Semana Santa y este periódico pidió ayer el dato real sobre consultas adjudicadas, pero fuentes de Sacyl explicaron que, al estar resolviéndose la segunda parte de la OPE, los datos son provisionales y que se prefiere esperar a los definitivos, una vez que el proceso haya concluido.

León y Burgos fueron las provincias que más puestos sacaron a la oferta pública de empleo (149 y 100, respectivamente) y las que menor respuesta obtuvieron en proporción. En concreto, León captó titulares para el 63% de las plazas disponibles y Burgos, como ya se ha dicho, para el 66%.

Estos datos quieren decir que estas dos provincias, las que mayor número de consultorios locales tienen en toda la Comunidad (740 León y 593 Burgos) son también las menos atractivas para los médicos de familia, lo cual se traduce en más inestabilidad y en una mayor movilidad de facultativos. Un problema que, a priori, Salamanca no tiene porque ha conseguido captar médicos para el 100% de las 95 plazas que ofertaba. Próxima a este porcentaje están las provincias de Segovia y Valladolid, con unos porcentajes de adjudicación de plazas en esta OPE del 94% y del 92%, respectivamente. El resto de provincias rondan el 75% de plazas adjudicadas.

Nueve plazas en la ciudad. Más de la mitad de los puestos que ofertaba Burgos eran de área, una categoría muy polémica, que todos los sindicatos quieren suprimir porque quienes la ostentan tienen peores condiciones laborales que los médicos de equipo, a pesar de que la titulación y los requisitos que se les exigen son los mismos a todos. De ahí que hace años que se empezaran a reconvertir en plazas de equipo, pero en Burgos aún quedan 57 y, de estas, ahora se cubren 23 (al menos, sobre el papel).

De las otras 43 plazas, todas de equipo, solo nueve eran para centros de salud de la capital: 2 en San Agustín, 3 en Los Cubos, 2 en el Cristóbal Acosta y una tanto en el García Lorca como en Comuneros. El resto eran rurales: 7 en Aranda y comarca, 5 en Roa, 3 en Miranda y comarca, 4 en Briviesca, 4 en Salas, 2 en Belorado, 2 en Valle de Tobalina, 1 en Lerma, 1 en Pampliega, 1 en Melgar, 1 en Huerta de Rey y 1 en los valles de Mena, Losa y Valdebezana. Todo sobre el papel.