scorecardresearch

Piden 24 años de cárcel para unos traficantes de speed

F.L.D
-

Los tres encausados estaban detrás de un supuesto punto negro de droga desmantelado por la Policía en mayo en Gamonal

Los agentes policiales encontraron en el domicilio más de 2 kilos de sustancias. - Foto: DB

Tras varias semanas de investigación, efectivos del Grupo de Estupefacientes de la Comisaría Provincial de Burgos lograron desmantelar el pasado mes de mayo un punto negro de droga en el corazón de Gamonal. En el operativo detuvieron a dos hombres y una mujer que, supuestamente, se dedicaban a traficar con speed, marihuana y cannabis. Los agentes se incautaron de dos kilos de estas sustancias. El Ministerio Fiscal pide para cada uno de ellos ocho años de cárcel y multas de 40.000 euros. El juicio se celebrará el próximo mes de enero. 

Durante uno de los múltiples controles realizados durante la operación, la Policía Nacional vio cómo uno de ellos, D.V.R., se dirigió en su coche al domicilio donde residían los otros dos acusados, ubicado en la calle Luis Alberdi. En una de las ventanas se hallaba A.S.D., la cual saludó a su 'socio' justo antes de abrirle la puerta del portal. Minutos después, el primero salió del edificio con una bolsa de plástico en la mano que escondió posteriormente en el interior del turismo. Los agentes decidieron darle el alto al ver su actitud nerviosa. 

En el interior de la bolsa encontraron una sustancia blanquecina y pastosa que resultó ser speed. El paquete arrojó un peso de un kilo aproximadamente. La brigada de Estupefacientes solicitó la entrada y registro en el domicilio en el que, además de A.S.D., estaba empadronado el tercer acusado, J.I.F.V. Allí encontraron varios paquetes de cannabis, marihuana, báscula de pesaje y dinero en efectivo por valor de 4.430 euros. La droga incautada, sostiene el Ministerio Público, estaba destinada a la venta a terceras personas y por ello les acusa de un delito contra la salud pública. 

El abogado de J.I.F.V., Fernando Vecino, sostiene en su escrito que «en todo el atestado policial no se hace referencia» a su defendido más allá de que estaba empadronado en el domicilio, si bien alega que estaba en trámites de cambio de vivienda al haber roto su relación sentimental con A.S.D. y dados sus problemas toxicológicos. Asegura que no tenía conocimiento de la gran cantidad de sustancias que encontraron en el piso y, por tanto, pide la libre absolución o, de manera subsidiaria, una condena menor con atenuante por consumo. El resto de las defensas también solicitan la libertad.