scorecardresearch

Investigan al 112 del País Vasco por no auxiliar a una niña de Treviño que falleció

G.A.T. / La Puebla
-

Por ser Burgos. Según los padres, el servicio de emergencias les dijo que debían solicitar la ambulancia en Miranda, ya que La Puebla de Arganzón, donde viven, está en otra comunidad autónoma

Amigos y vecinos acompañaron a los padres de Anne. - Foto: Truchuelo

La muerte de Anne, una niña de 3 años y medio vecina de La Puebla de Arganzón, ha consternado e indignado a los vecinos del municipio que ayer despidieron a la pequeña, fallecida en la mañana del lunes en Vitoria como consecuencia de una sepsis (una grave infección). Una muerte que ha generado la apertura de una investigación por parte del Gobierno Vasco, cuyo Departamento de Salud ha iniciado el proceso para averiguar si como denuncian los padres de la niña hubo una negativa a enviar a la Puebla de Arganzón una ambulancia desde Vitoria por ser el municipio territorio burgalés.

La niña, que estaba matriculada en la ikastola de La Puebla de Arganzón, tenía también varicela, y había estado en la jornada del domingo por la tarde en el hospital vitoriano de Txagorritxu para ser tratada de la enfermedad, tras lo que fue enviada a casa en principio sin que se hubiera detectado la infección secundaria que según los indicios causó la sepsis.

Horas después, en la madrugada del lunes, la madre detectó un empeoramiento de su estado, avisó al padre, que estaba en su puesto de trabajo en la Mercedes de Vitoria, y éste llamó alrededor de las 06.30 horas al 112. La llamada se recepcionó en el Centro Coordinador del 112 en el País Vasco y desde este servicio se pusieron en contacto con la madre, diciéndola que no podía mandar una ambulancia a La Puebla de Arganzón ya que el vehículo asistencial debía solicitarse en Burgos, en concreto en la localidad más cercana con base de ambulancias, que es Miranda.

Es más, al parecer, en comunicación telefónica un médico de servicio vasco de salud habló con la madre preguntándole por los síntomas que presentaba la menor (fiebre alta y un estado de letargo), urgiendo ésta a la llegada rápida de la ambulancia ante la gravedad de la niña. No fue hasta las siete y cuatro minutos de la mañana cuando el Centro Coordinador de Urgencias de Castilla y León fue informado del caso, cuando la madre, por indicación del 112 del País Vasco, llamó a la médico de guardia del centro de salud de Treviño. «La médico acudió al domicilio de la niña y no encontró a nadie», explican desde la Consejería de Sanidad.

Y es que el padre, al llegar al domicilio familiar en La Puebla de Arganzón, ante la falta de atención y viendo el mal estado de la niña, optó por llevarla en su propio coche a Urgencias del hospital de Txagorritxu, donde falleció poco después como consecuencia de esa infección masiva. Su cuerpo ayer fue incinerado en Vitoria y en La Puebla se ofició una misa en su memoria.

Una dramática muerte que ha motivado la apertura de un proceso de investigación en la vecina comunidad para aclarar si como se deduce del relato de los padres hubo una negativa a movilizar los recursos sanitarios de País Vasco para atender la emergencia en La Puebla por tratarse de un municipio burgalés. Algo totalmente inusual, ya que de forma habitual la atención de urgencias cuando se llama al 112 se presta con los recursos más urgentes en función del caso independientemente de que estos estén en el País Vasco o Castilla y León.

Desde el Gobierno Vasco quieren concretar «a la mayor brevedad posible lo ocurrido y las actuaciones llevadas a cabo en la atención sanitaria dispensada», en concreto las actuaciones llevadas a cabo desde su centro Coordinador de Emergencias donde se recibió el aviso, pero también la atención dada pocas horas antes en el hospital de Txagorritxu donde fue atendida la menor y dada de alta posteriormente. Igualmente, explican, se incluirán en la investigación los resultados de las pruebas de autopsia.

Desde Sanidad del País Vasco que sí dicen que la no movilización de la ambulancia desde el Centro Coordinador «nada tuvo que ver con la huelga de ambulancias que se está llevando en parte de Álava y ni tan siquiera con la vecindad administrativa del Condado de Treviño». Ante este posible caso de negligencia y/o falta de coordinación que denuncian los padres, el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha pedido que se «espere a que la investigación arroje sus resultados para fijar la responsabilidad, si la hubiera, y conocer qué ocurrió exactamente».

En La Puebla, donde cientos de personas ayer acompañaron a los padres y a la familia, el Ayuntamiento ha decretado dos días de luto oficial.