scorecardresearch

Sin empleo ni sueldo por insultar a sus jefes de Deportes

J.M.
-

La jueza ve «muy graves» las palabras del trabajador del Ayuntamiento de Burgos en una red social y respalda la decisión de castigarlo con la sanción máxima para este tipo de infracciones

El Juzgado ratifica la suspensión de empleo y sueldo a un empleado del Servicio Municipalizado de Deportes por "graves insultos" a sus jefes. - Foto: Jesús J. Matías

El Juzgado de lo Social Número 3 de Burgos ha ratificado la sanción de 3 meses de empleo y sueldo con el que el Servicio Municipalizado de Deportes castigó a un trabajador que, a través de la red social Facebook, insultó a dos de sus superiores: el gerente y un encargado de turno.

La jueza defiende en la sentencia que la infracción fue «correctamente tipificada» y también el hecho de que se le impusiera la sanción máxima de 90 días de empleo y sueldo ya que «la libertad de expresión de una persona» (la que presentó el recurso en los tribunales) «no puede amparar el atentar contra la dignidad y el honor de otra». Algo que, además, hizo «públicamente» y «apreciándose un claro ánimo de injuriar a sus superiores».

En la sentencia se recoge una conversación en Facebook entre el trabajador sancionado y el jefe del Gabinete de la Alcaldía y exconcejal del PSOE, Antonio Fernández Santos, en la que este último, sin éxito, «intenta hacerle cambiar de actitud, diciéndole continuamente que pidiera disculpas y se retractara de lo que estaba diciendo».

¿Qué había pasado hasta entonces? La jueza, que tilda las expresiones vertidas contra los jefes de «muy graves», recoge en el fallo que el trabajador identificó con nombres y apellidos a sus superiores y su lugar de trabajo, «llamándoles en reiteradas ocasiones 'hijoputas' e incluso acusándoles de haberle hurtado pertenencias personales de su armario, con la gravedad que conlleva acusar a una persona de la comisión de un delito».

Tras la resolución administrativa en la que se le puso la sanción, el trabajador pudo presentar alegaciones. Pero lejos de verse un arrepentimiento, se reiteró en lo dicho al afirmar que sus jefes «han pasado de darle pena a asco» y «no dejarán de ser unos perseguidores, unos tiranos y unos 'hijoputas', indistintamente del grado jerárquico que posean».

Aunque no fue objeto del hecho que se sancionó, el trabajador también arremetió en Facebook contra Fernández Santos al referirse a él como «la mano derecha del alcalde, el que metió a puntapiés al gerente y un soberbio. Un socialista que va haciendo bueno a Franco por donde pasa».

Más duras fueron incluso las palabras hacia el jefe de turno, del que dijo que «la primera vez que me cagué en su puta madre y en su puta jeta se convirtió en un malva».

El castigo ha sido ratificado.