«Me siento más feliz ahora que cuando estaba en Imagina»

C.M.-L.M.
-
«Me siento más feliz ahora que cuando estaba en Imagina» - Foto: Miguel Á?ngel Valdivielso

El cabeza de lista y portavoz de Imagina Burgos en 2015 terminará la legislatura como concejal no adscrito tras una polémica interna. Empezó en la política con 26 años y asegura que cuando llegue la cita con las urnas estará a lo que diga Podemos

Esta es su segunda legislatura como concejal, ¿en cuál se ha sentido más cómodo?
Al final de la actual. Contamos (se refiere a Blanca Guinea) con más experiencia, conocemos mejor la ciudad y el Ayuntamiento y tenemos una capacidad de trabajo que antes era más difícil desarrollar. Se nos ha notado desde antes de verano.Estoy feliz ahora mismo.
¿Qué área municipal conoce mejor? ¿Y cuál menos?
Empecé cuatro años estando solo y ahora terminamos menos gente, por lo que conozco prácticamente todas. En la que más trabajo se puede visualizar es Cultura y Deportes, mientras que dentro de Fomento y Hacienda el trabajo es menos visible. Nos toca saber de todo.
Primero militó en Izquierda Unida para posteriormente hacerlo en Imagina, ¿qué diferencias hay entre esas dos fuerzas de izquierdas?
Son conceptos de construcción política totalmente distintos; IU era una organización pura y dura e Imagina era un movimiento ciudadano que al final se convirtió en una organización, con todo lo malo que eso implica. Yo me quedo con lo que tengo ahora, Podemos. Tenemos mucho apoyo, gente que suma al pensamiento colectivo.Por eso digo que me siento más feliz que antes.
IU sacó en 1995 cinco concejales, ¿qué influyó para que Imagina, un partido recién creado, lograse 6?
Se rompió la mentalidad de que en la izquierda era imposible llegar a una mayoría. Casi lo logramos. El modelo con el que nació Imagina era muy participativo pero luego no se ha mantenido. El trabajo que hicimos el mandato anterior, aunque estuviera yo solo, sumó al proyecto.
¿Por qué no fraguó la moción de censura contra Javier Lacalle?
Nos encontramos un grupo dentro de Imagina que no estaba por la labor, pero elaboramos un programa de acuerdos de Gobierno. El PSOE tampoco se lo creía; era algo que tenían que hacer, les permitía romper con la dinámica de acuerdos a pies juntillas con el PP. El gran escollo fue Ciudadanos, no fueron sinceros y al final lo paró Valladolid. Fue un momento de reafirmación del PP en vez de su fractura y hundimiento definitivo.
¿Cómo habría cambiado Burgos de seguir adelante la moción?
Bastante positiva. Teníamos un programa muy ambicioso, lo elaboramos mientras que el PSOE solo fue tachando cuestiones. Aun así, con ese borrador de mínimos se hubiera puesto orden en el Ayuntamiento en materia de personal, de contratos, dado un nuevo aire a la acción social y una nueva la relación con la ciudadanía, políticas del siglo XXI.
¿Esperaba terminar la legislatura como concejal no adscrito?
Desde luego que no. Invertí mucho tiempo, puse mucha paciencia en un proyecto ciudadano que costó mucho. No esperaba que al final se dinamitara.Había gente que tenía pocas ganas de colaborar en el proyecto. Teníamos una base de ciudadanos independientes que dejaron de venir.Fue el punto de inflexión. A pesar de todo, me siento satisfecho.
¿La llegada de Antea Izquierdo fue decisiva para su salida de Imagina?
No tanto su llegada como la permisividad que se tuvo con ella. Evidentemente fue la gota que colmó el vaso, supuso un giro en las inercias de trabajo de Imagina, la relación con la ciudadanía y la idea de construcción del proyecto. Había gente más pendiente de criticar a Podemos que de arreglar lo que teníamos en casa.
¿Cómo vivió esos días en los que se produjo la fractura?
Fue muy duro. Lloramos. La gente nos transmitió mucho cariño. Al poco del acto al que vino la portavoz de Ahora Madrid, Rita Maestre, ya estábamos en una dinámica de trabajo totalmente diferente.
¿Se sintió traicionado por Marco Antonio Manjón cuando decidió  permanecer en Imagina?
Es evidente que planteó una cuestión y luego hizo otra. Debilitó la organización, su relación con otras y a nosotros (Podemos). Cuando tienes delante el interés propio y el común, él optó por una vía y nosotros por otra. El tema de la ruptura lo tenemos totalmente superado.No queremos ser rencorosos ya que tenemos que terminar un mandato y construir una nueva candidatura.
¿Ve posible una confluencia de Podemos con Imagina?
Nos tenemos que sentar con Izquierda Unida y Equo en base a los acuerdos alcanzados a nivel estatal. Nosotros no vamos a duplicar sillas ni cometer errores del pasado. Además, ellos han dicho que no quieren sentarse con nosotros, mientras que IU quiere mantener la coalición con Imagina. Nosotros vamos a elaborar una buena lista pero no a darnos contra la pared.
¿De qué iniciativa se siente más orgulloso? y ¿cuál le hubiera gustado sacar adelante?
De haber ayudado a mejorar la calidad del servicio en la ayuda a domicilio. Estamos muy contentos. Me quedo con la espina del proyecto de un espacio joven en Gamonal, del centro social en este barrio y de aparcamientos en altura.
¿Con qué concejal de la oposición se lleva mejor? ¿Y peor?
Tengo muy buena consideración de todos. Echo de menos a Ana Lopidana (PP), a Javier Gil (Imagina) y a Mar Ramírez (PSOE). Ponían un punto diferente al Consistorio. Por contra, tengo una espinita clavada con Ángel Ibáñez (PP).
¿Se presentará a las elecciones?
Tenemos que consolidar el proceso de independencia de Podemos, por lo que creo es precipitado de hablar de nombres de cara a mayo de 2019. Aun así, estaré a disposición de lo que diga el partido.

 

EN CORTO

¿Dejaría el Cristo en el Salón de Plenos?
No.
¿Se sabe el himno a Burgos?
Sí.
¿Dónde pondría las barracas?
En la avenida del Arlanzón, a la altura de El Plantío.
De Burgos volaría a...
Depende de la financiación.
¿Recuperaría el Electrosonic?
Hay que desarrollar los pequeños formatos actuales.
¿Su pregonero para San Pedro?
Laura Pérez, presidenta de la asociación feminista La Rueda.
¿Cuánto cuesta mantener las fuentes municipales al año?
200.000 euros (Son 225.000).