scorecardresearch

Toneladas de material abandonado, en la obra del tecnológico

H. JIMÉNEZ
-

La empresa que se lleve la construcción del parque, en periodo de presentación de ofertas hasta el 6 de mayo, deberá empezar por limpiar, reparar o reutilizar (cuando sea posible) todo lo ejecutado y abandonado durante años

Terrenos del futuro parque tecnológico. - Foto: Valdivielso

Es una ladera orientada hacia el sur, con el rumor constante de la carretera de Logroño de fondo y un viento que sopla de forma constante a lo largo del valle del Arlanzón. Allí, junto al aeropuerto y el arranque de la vieja AP-1 ya liberalizada, las imágenes de satélite dibujan a la perfección las calles esbozadas hace 12 años cuando comenzaron las obras del parque tecnológico de Burgos.

Lo que no se aprecia en ellas, pues solo es posible verlo a ras de suelo, es el estado lamentable en el que se encuentra la urbanización a medio ejecutar, paralizada al poco de su inicio y empantanada en un embrollo judicial y técnico que sigue sin solucionarse. Allí se acumulan toneladas de material abandonado durante más de una década, cuya limpieza tendrá que ser la primera tarea para la empresa que resulte adjudicataria del nuevo intento por terminar el parque.

La licitación publicada esta misma semana establece un plazo hasta el 6 de mayo para que se presenten las empresas interesadas en rematar la urbanización de la fase I. El concurso ha pasado también por el Diario Oficial de la Unión Europea, debido al alto importe de los trabajos valorados en 23 millones de euros, y cuando se resuelva la elegida tendrá por delante 24 meses para transformar este páramo tan poco acogedor en un complejo empresarial de firmas punteras.

(La información completa, en la edición impresa de hoy de Diario de Burgos)