scorecardresearch

El capricho de excederte

L.M.
-

Las empresas que emiten más dióxido de carbono del que tenían asignado han de abonar -a precio de oro- cada tonelada extra

Las empresas que emiten más dióxido de carbono del que tenían asignado han de abonar -a precio de oro- cada tonelada extra. - Foto: Valdivielso

El mercado de compra de CO2 acumula ya cinco años en unos niveles muy por encima de lo que era habitual hasta hace un tiempo. Por poner en contexto, el precio medio de la tonelada en el conjunto del 2017 fue de 5,83 euros. Pues bien, en los 10 meses que llevamos de 2022 ese valor se ha disparado casi un 1.400% hasta alcanzar los 81,44 euros.

Este encarecimiento está provocando que los excesos que registran las industrias burgalesas entre los derechos que adquirieron para emitir CO2 y el volumen que finalmente expulsan a la atmósfera se hayan convertido en un auténtico quebradero de cabeza para los responsables de sus departamentos financieros.

Durante el 2021 las 15 firmas de la provincia que acudieron al mercado de compra 'reservaron' 280.229 toneladas. Pues bien, finalmente fueron 593.195 las que emitieron a la atmósfera, un desfase de casi 313.000 que tienen que abonar a tocateja para no enfrentarse a multas mucho mayores. El precio de la tonelada en 2021 cerró en los 53,55 euros, lo que eleva el total de la factura hasta los 16,8 millones de euros.

Solo dos empresas burgalesas, Kronospan y Michelin se quedaron cortas con sus estimaciones y expulsaron menos dióxido de carbono del que tenían previsto. El resto, en cambio, ha tenido que abonar la diferencia. Es notable es el caso de Energyworks Aranda: según el Ministerio para la Transición Ecológica no se asignaron tonelada alguna, mientras que finalmente emitieron 111.367 toneladas.

Vaivén mundial. El estallido de la guerra entre Ucrania y Rusia disparó el precio del CO2 hasta niveles históricos. El pico máximo se alcanzó el pasado 19 de agosto con 97,82 euros la tonelada. Es más, el valor más bajo en lo que llevamos de 2022, 58,65 euros el 7 de marzo, no cayó por debajo de la media del año pasado (53,55 euros). La previsión de cara a los próximos meses es que el precio se incremente.