Cae una gárgola de Santa María al retirar un nido

I.M.L.
-

La pieza se desplomó desde una altura de más de dos pisos y se rompió al chocar contra el suelo. Patrimonio plantea la conveniencia de estudiar el estado de otros elementos del templo arandino

En la esquina izquierda de la fachada se aprecia el lugar donde estaba la gárgola siniestrada. - Foto: I.M.L.

Una intervención periódica en la fachada de la iglesia de Santa María de Aranda de Duero se saldaba con un llamativo desperfecto en uno de los elementos pétreos que sobresalen de la misma. Los trabajos que se realizan para retirar el nido de cigüeñas que estas aves colocan en el punto más alto del frontal de esta joya del gótico isabelino, autorizado por técnicos de Medio Ambiente, provocaban por accidente el desplome de una de las gárgolas.

Mientras se estaban retirando todos los materiales acumulados en el nido, un trozo de tela se desprendió y fue a depositarse justo sobre la gárgola de la esquina izquierda de la fachada. «Al ir a recogerlo, a pesar de que se hizo con sumo cuidado, la gárgola cayó hasta el suelo y se rompió en varios fragmentos», relata el párroco de Santa María, Miguel Ángel Díez, que lamenta la pérdida de este elemento del templo pero que insiste en que «fue un accidente porque todo se hizo con las debidas precauciones, no tiene nada que ver con un acto vandálico ni un atentado al patrimonio». Los pedazos en los que se convirtió la gárgola al estrellarse desde una altura de más de dos pisos se recogieron para las futuras intervenciones.

Inspeccionar su estado. El percance fue puesto en conocimiento tanto de Patrimonio Nacional, por ser un monumento declarado Bien de Interés Cultural desde 1931, como al departamento correspondiente del Arzobispado de Burgos para proceder a la reparación de esta pérdida artística. «Desde Patrimonio me preguntaron que si había algún otro elemento que corriese peligro de caer y sugirieron que habría que hacer una inspección para conocer el estado del resto de la iglesia», comenta el sacerdote, que considera que esta es una labor que deben llevar a cabo los responsables de Patrimonio. «Es una iglesia de más de 500 años y, estando a la intemperie, es normal que tenga achaques en la piedra, pero les dije que esos estudios tendrían que hacerlos ellos», especifica Díez.

En la esquina derecha de la fachada del templo se puede ver otra gárgola gemela.En la esquina derecha de la fachada del templo se puede ver otra gárgola gemela. - Foto: I.M.L.

Mientras se avanza en esa línea, lo más urgente ahora es reponer la gárgola accidentada, para lo que ya se tienen las pautas marcadas por Patrimonio en este tipo de casos. «Lo primero que hay que hacer es coger los trozos y reconstruir la gárgola para saber cómo era y, con esa base, hacer una reproducción para ponerla en el lugar que ocupaba la original», especifica el párroco, que ya está en contacto con una empresa especializada, que ya ha realizado trabajos hace años en el exterior de la iglesia de Santa María, para que empiece a realizar estos trabajos.

A pesar de que este templo es el mayor atractivo turístico de la capital ribereña, junto a sus bodegas subterráneas, y a que está ubicado en pleno casco histórico de la ciudad, el percance patrimonial no había trascendido hasta ahora. La caída de la gárgola se produjo hace más de un mes, «antes del puente de la Inmaculada» puntualiza Díez, pero la ubicación a tal altura de este elemento arquitectónico ha hecho que pasase desapercibido para los viandantes. Esta gárgola, según la descripción del párroco, se asemeja a una especie de león, pero viendo a su gemela de la esquina derecha tiene elementos propios de los murciélagos.