scorecardresearch

La Junta anuncia un estudio de viabilidad para reabrir Garoña

SPC
-

El vicepresidente de la Junta asegura que la central nuclear burgalesa podría reabrirse en el año 2030 «como tarde» si hubiera «voluntad política»

El vicepresidente, Juan García-Gallardo, y el consejero de Industria, Mariano Veganzones, junto a la central de Garoña. - Foto: Ricardo Ordóñez (Ical)

La Junta licitará un estudio para comprobar la viabilidad de reabrir la central nuclear Santa María de Garoña como una planta de última generación, según anunció el vicepresidente del Gobierno autonómico, Juan García-Gallardo, durante una visita institucional a las instalaciones de la central burgalesa.

García-Gallardo aseguró que Garoña podría abrirse «con voluntad política» en 2030 «como tarde», tras defender que lo idóneo para su grupo parlamentario (Vox) sería instalar un nuevo reactor, puesto que se podría reaprovechar parte de las instalaciones, así como el cableado de alta tensión ya instalado, lo que supondría un ahorro y una reducción de los plazos de ejecución de la obra civil.

A su vez, señaló que «según los expertos» con los que vienen trabajando en las últimas semanas, y «siguiendo un criterio muy conservador», precisó para 2030 «podremos tener dos nuevos reactores SMR (Small Modular Reactor, la tendencia actual) en esta península pequeñita junto al río Ebro en Santa María de Garoña».

El vicepresidente manifestó que la instalación es «una central nuclear que durante muchos años proporcionó energía limpia abundante y barata a toda España» y que «tuvo un empleo directo e indirecto muy importante en el Valle de Tobalina».

Sin embargo, reconoció que «nos enfrentamos en los próximos meses a unos tiempos dificilísimos en los que el precio de la luz está disparado y que muchas familias y muchas empresas van a tener dificultades para mantener su vida, en el caso de las familias, y su actividad empresarial, en el caso de industrias».

García-Gallardo apuntó que «tenemos que pensar no en los siguientes meses o semanas, sino en las próximas generaciones» y aseguró que «lo que es completamente insostenible es que Castilla y León y toda España siga dependiendo energéticamente del exterior, más si cabe, teniendo fuentes de energía locales, como esta central nuclear, y teniendo recursos naturales y mineros como los que tenemos en Castilla y León».

Según entiende Vox, la reapertura de la central puede resultar viable, algo que ya se ve en Suiza, donde la Inspección Federal de Seguridad Nuclear autorizó el 1 de julio el reinicio del reactor más antiguo del país, que data de 1969 (dos años más que Garoña); en Alemania se estudia actualmente prorrogar la vida de las tres centrales nucleares activas; en Bélgica el 22 de julio se anunció un acuerdo para prorrogar la vida útil de dos centrales y por último, Japón acaba de anunciar la reapertura de nueve reactores nucleares. «Vamos a seguir el ejemplo de todos los países que lo están haciendo bien y creemos que hasta ahora en España la política energética ha sido un error», exclamó.

Energía estable.

«Lo que no podemos decir a los españoles es que su soberanía energética va a depender únicamente del viento y el sol porque sabemos que no asegura el abastecimiento energético», dijo, al tiempo que defendió que «fuentes de energía estables y seguras, como por ejemplo es la nuclear».

Asimismo, García-Gallardo señaló que «apostando por estos primeros reactores que abrirían la brecha, ejemplo para todos los demás en territorio español, conseguiríamos resolver a largo plazo la nefasta política energética seguida por el Partido Socialista y, en algunas ocasiones, secundada por el Partido Popular».

Además, se refirió a que «hay múltiples inversores privados que están invirtiendo por todo el mundo» y que «el mercado energético español es tremendamente apetitoso para esas empresas que están deseando que haya una Administración que favorezca este tipo de inversiones».