Divinas vocaciones

G.A.T.
-

De estar a punto de desaparecer por falta de religiosos a no tener celdas suficientes para nuevos monjes. El monasterio camaldulense de Herrera, cerca de Miranda, necesita ampliar sus dependencias para acoger a quienes desean entrar en la comunidad

Los monjes de Herrera, 13 actualmente, viven en celdas (al fondo). - Foto: Alberto Rodrigo

A los monjes camaldulenses del monasterio de Nuestra Señora de Herrera, sito en una ladera de San Juan del Monte, les falta espacio. En los últimos años han llegado hasta sus puertas tantos monjes que no hay celdas suficientes para acogerlos a todos. Y ya hay lista de espera. Para dar cabida a algún monje más, han iniciado una campaña para tratar de recaudar el dinero necesario para la ampliación.