Localizan la pistola usada por los asaltantes de Monasterio

DB
-
Localizan la pistola usada por los asaltantes de Monasterio

La Guardia Civil encuentra indicios para determinar que pretendía atracar la sucursal bancaria de la localidad

La Guardia Civil ha localizado la pistola y el pasamontañas utilizados, supuestamente, por los dos delincuentes que el martes asaltaron a una vecina de Monasterio de Rodilla a la que amenazaron la pistola. Junto con la pistola han aparecido unas bridas que fueron abandonadas por los sospechosos en la huida, momentos antes de su detención. Los investigadores han encontrado indicios que llevan a pensar que los delincuentes pretendían atracar la sucursal bancaria de la localidad.

Recordar que el martes dos personas, una con pasamontañas, asaltaban a una mujer en plena calle, amenazándola, con una pistola, para que no les delatara. Tras unos instantes de incertidumbre por parte de los asaltantes, la mujer consiguió zafarse y los hombres desconcertados huyeron del lugar sin llevarse nada. Un dispositivo de búsqueda y localización, en el que participaron numerosas patrullas de Seguridad Ciudadana, Tráfico, USECIC y Policía Judicial, cerrando todas las vías de comunicación, permitió localizar el vehículo en Cubo de Bureba, que fue interceptado, lo que propició que sus ocupantes huyeran a pie. Minutos más tarde eran detenidos J.M.S.G. de 60 años y M.A.F.M. de 59 años de edad, como presuntos autores de los delitos de detención ilegal y robo con violencia e intimidación en grado de tentativa.

En los primeros instantes de la investigación se observaron una serie de incongruencias y contradicciones; que motivaron a lo agentes de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Burgos a proseguir con la investigación hasta determinar que, presuntamente, lo que pretendían los asaltantes era atracar la sucursal bancaria de la localidad. Las gestiones llevadas a cabo sitúan a los detenidos en la localidad, en días previos al de los hechos; siempre en martes día de apertura de la caja, en lo que se considera estaban realizando labores de vigilancia (horarios, empleados, etc) para obtener información precisa y así poder atracarla. Pretendían obtener un rehén, para acceder a la entidad bancaria, algún responsable o trabajador que les facilitara la entrada y así llegar hasta el botín, si bien se confundieron, asaltando a la víctima en plena calle.