El sindicato médico pide citas físicas en pueblos

G.G.U.
-

CESM considera «inviable» la telemedicina en los consultorios y menos en un verano con poblaciones multiplicadas

Un médico atiende a una mujer en un consultorio rural - Foto: Ana M. DÁ­ez

El sindicato médico CESM se ha sumado a las voces que piden presencia física del facultativo en los consultorios locales con cierta regularidad este verano, máxime si se tiene en cuenta que todo apunta a que la incertidumbre y el temor a la infección por el coronavirus van a elevar más de lo habitual la población en los pueblos.
Así, en diversos foros públicos y privados han criticado que no se puede pasar de ir dos veces por semana a municipios con 20 habitantes, hubiera o no pacientes, a no acudir. Por este motivo, han propuesto que se busque la manera de poder dar una continuidad asistencial en los pueblos, para garantizar la calidad asistencial y el control de patología que, en una conversación telefónica pasa inadvertida. «El contacto médico paciente es fundamental», subraya el secretario en Burgos, Fernando García, en relación con la consulta telemática en los centros de salud.
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha repetido en diversas ocasiones que «no se ha cerrado» ningún espacio sanitario para subrayar a continuación que la visita debe estar precedida, sí o sí, de una llamada telefónica para que el personal sanitario decida si se trata de una dolencia que requiere contacto físico o no. Algo que organismos como el sindicato CESMconsideran «inviable» ahora.
De ahí que estén pidiendo que, además de organizar consultas presenciales en los centros de salud de cabecera de cada zona básica, se acuda a los consultorios locales con una frecuencia mínima. «La frecuentación que había en Burgos no tenía sentido, pero no se puede estar sin ver a los pacientes», señala García Picón.
Y, sobre todo, cuando hay población desconocida o ajena al cupo habitual del médico rural, que en zonas con pocos habitantes sí conoce a sus pacientes. Pero insisten en que en un momento en el que los pueblos van a ser el destino vacacional, lo telemático no puede sustituir a lo presencial.