scorecardresearch

La recreación del Woodstock, estrella de la programación

B.G.R.
-

A partir del segundo semestre volverán el Festival del Desayuno y la Ruta del Vermú. La patronal confía en firmar en abril el convenio con el Ayuntamiento

La Ruta de la Gilda se celebró el pasado mes de diciembre. - Foto: Christian Castrillo

La Federación de Hostelería y la Gerencia Municipal de Cultura y Turismo trabajan ya en el borrador del nuevo convenio por el que la primera entidad recibirá 100.000 euros para la realización de actividades. El presidente de la patronal, Fernando de la Varga, confía en que la firma se produzca en abril y no ocurra como el año pasado, que se retrasó hasta noviembre y el importe prometido tuvo que reducirse a la mitad.

Las acciones previstas por los hosteleros incluían inicialmente la gestión del sello de Ciudad Creativa de la Gastronomía, concedido por la Unesco en 2015, si bien el sector se ha quedado fuera de ese cometido «al no recibir el respaldo municipal». Esto supone que la agrupación dispondrá de una mayor cuantía para su programa, lo que se traducirá en «poder dotarlo de mayor contenido y repercusión tanto en Burgos como fuera con el fin de atraer visitantes de a la capital».

La patronal mantiene las líneas de trabajo del año pasado, aunque con el alivio del fin de las restricciones, sin que descarte incluir otras nuevas a lo largo del ejercicio. Se desarrollarán a partir del segundo semestre del año, comenzando por la segunda edición del Festival del Desayuno. La duración será de 15 días y en esta ocasión se buscará promover «diferentes experiencias» con la celebración de eventos gastronómicos en La Estación, el Castillo u otros espacios singulares. «Se trata de generar un evento diferencial que motive a los ciudadanos a salir, al tiempo que busca promover una forma de vida sana y saludable con el desayuno como comida fundamental», explica el documento de la Federación en el que detalla sus iniciativas.

Otra de las actividades que repite es la Ruta del Vermú o la Gilda, que se plantea con carácter provincial. En ese caso, se celebrará en octubre, «cuando no existe una gran oferta de eventos y eso puede llamar la atención de vecinos y turistas». La patronal destaca también la amplia oferta de este tipo de pinchos que existe en la ciudad y confía en la participación de todos los establecimientos que estén asociados.

Finalmente y como gran novedad, la entidad retomará la propuesta presentada en 2019, que no pudo realizarse por la pandemia, de recrear al Festival de Woodstock, celebrado en Nueva York en 1969. Al respecto, De la Varga detalla que tendrá lugar a primeros de septiembre. Se manejan tres escenarios, el Monasterio de San Juan (ya confirmado) y las plazas del Rey San Fernando y Santiago en el centro y Gamonal. Acudirán a Burgos bandas tributo y se efectuarán recreaciones históricas, todo ello acompañado de «distintos eventos gastronómicos relacionados con los años 60».