scorecardresearch

El colegio de Oña, obligado a juntar 39 alumnos en 3 clases

S.F.L.
-

En este curso habrá cuatro docentes a jornada completa y uno a media, y la AMPA exige que se contrate un quinto para evitar la reorganización. Los niños de Infantil ocuparán una clase y los de Primaria dos

La AMPA convocó a los vecinos del municipio oniense a las puertas del colegio para exponer los recortes a los que se enfrenta el alumnado el próximo curso. - Foto: S.F.L.

La escasa plantilla que forma el claustro de profesores del colegio San Salvador de Oña ha obligado a reorganizar las aulas de cara al nuevo curso y los 39 alumnos ya matriculados se juntarán en solo tres clases. Los niños de Educación Infantil, con edades comprendidas entre los tres y cinco años ocuparán una, los de 1º, 2º y 3º de Primaria otra, y los de 4º, 5º y 6º una tercera. Un hecho que ha generado un gran malestar entre los padres y madres, hasta el punto de que algunos ya se plantean trasladar a sus hijos a otros centros de la provincia.

A pesar de que habrá un ligero aumento de estudiantes con respecto al pasado año académico (pasan de 37 a 39), desde la dirección del centro se ha comunicado a la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) que la escuela solo dispondrá de cuatro profesores contratados a jornada completa, de un quinto a media y de cinco horas de  pedagogía terapéutica (PT) itinerante desde Briviesca.  

En el anterior curso una de las maestras solicitó una reducción de jornada y al quedar cubierta la plaza por otras dos docentes contratadas a media, las horas lectivas del recreo junto con las de la media jornada de música pudieron ser destinadas a docencia directa. Por lo que el año académico finalizó con seis profesores. No obstante, la situación de entrada del próximo curso varía, ya que la falta de horas de docencia directa hace inviable mantener las cuatro unidades existentes hasta junio y solo será posible tener tres.

Ante tales acontecimientos, los miembros del AMPA «exigen que se contrate a un docente más» ya que de lo contrario serán los alumnos quienes sufran las consecuencias negativas para el desarrollo de su educación. Desde la junta directiva de la Asociación aseguran que van a ir «a por todas» para que los recortes no se lleven a cabo, justificando que con estas medidas se crearán «grupos demasiado heterogéneos» con niños con edades y necesidades muy diferentes en las mismas aulas. «Nuestro colegio tiene unas características especiales y un 26% del alumnado requiere unos requisitos educativos especiales, bien sea por su desarrollo o porque provienen de familias desestructuradas», explican.

Asimismo, recuerdan que las aulas son pequeñas y se «generarán dificultades» en la organización. «Los políticos hablan mucho de la España Vaciada pero con estas decisiones nadie va a querer asentarse en un municipio con una estructura educativa como esta», añaden.

Los miembros de la junta directiva del AMPA se reunieron ayer con el vicepresidente de la Diputación, Lorenzo Rodríguez, que transmitió su apoyo y aseguró «trasladar» el asunto a la Dirección Provincial de Educación.