scorecardresearch

Aranda rechaza comprar Cultural Caja de Burgos por su precio

L.N.
-

El concejal de Cultura, Emilio Berzosa, avanza que durante el próximo año explorarán la posibilidad de realizar un estudio que sirva, en el largo plazo, para dotar a la ciudad de "un auditorio en condiciones"

Cultural Caja de Burgos, en plena calle Isilla de Aranda de Duero, acoge exposiciones, así como citas teatrales y musicales durante todas las semanas. - Foto: Patricia

Hace justo un año que el Ayuntamiento de Aranda de Duero tanteó la compra de Cultural Caja de Burgos. La adquisición de este edificio, que incluye un auditorio con espacio para 472 espectadores, serviría para paliar la falta de espacios culturales, una carencia que la capital ribereña arrastra desde hace tiempo. Sin embargo, doce meses después las conversaciones no han llegado a buen puerto y el Consistorio descarta su adquisición. 

El concejal de Cultura del Ayuntamiento arandino, Emilio Berzosa, da por "totalmente zanjado" este asunto y admite que "no va a ir a ningún lado". No lo hará, a su juicio, por el elevado precio fijado por la Fundación Caja de Burgos, en torno a seis millones de euros. Desde el Consistorio se procedió después a encargar una tasación externa, que rebajó el importe a 2,6 millones. Una diferencia que no ha servido para acercar posturas. 

"Se trata de una tasación que ha sido revisada y avalada por los arquitectos municipales. Es el precio que puede pagar el Ayuntamiento, pero no puede pagar más", defiende el también portavoz del equipo de gobierno, al tiempo que resalta que el importe que solicitan desde la Fundación Caja de Burgos equivaldría prácticamente al coste de "un auditorio nuevo y casi el doble de grande". Cabe destacar que este edificio, ubicado en la calle Isilla, se inauguró en junio de 2003. A su escenario de 170 metros cuadrados y un patio de 472 butacas se suman diversas salas de reuniones en la planta superior del inmueble (la mayor con 156 metros cuadrados y un aforo para 114 personas), además de otros espacios polivalentes, una sala de exposiciones en el sótano de 112 metros cuadrados o una sala VIP de otros 155 metros cuadrados, así como un espacio de catas, colindante a la galería de una bodega subterránea. 

Por su parte, desde la Fundación Caja de Burgos se limitan a indicar que siguen "a la espera de una respuesta del Ayuntamiento de Aranda" y que "no hay ninguna novedad desde la última vez". 

La alternativa. Ante estas circunstancias, el concejal de Cultura avanza que el año que viene explorarán la posibilidad con los remanentes de realizar un estudio "para intentar hacer un auditorio en condiciones". Estudio y proyecto, sin ejecutar nada, subraya Berzosa.

Es decir, se valorará la posibilidad de construir un espacio cultural en el que quepa más gente, ya que el Ayuntamiento sólo cuenta con el auditorio de la Casa de Cultura (con 292 localidades), y donde se puedan celebrar conciertos durante los meses de invierno. 

Una valoración que encaja en sus planes dado que "no hay opción con Caja de Burgos" y que cobraría aún más fuerza en el caso de que decidieran no presentarse a las licitaciones relativas a la programación escénica, lo que obligaría al Ayuntamiento a pagar el coste diario del teatro. 

Aunque no deja de ser una idea en pañales, Berzosa detalla que el auditorio nuevo podría construirse en una parcela municipal de unos 15.000 metros cuadrados junto a la estación de autobuses. Tendría cabida para unas 1.000 personas, más 300 plazas de aparcamiento. "De esta forma se podría ampliar la oferta cultural y hacer muchas más actividades. Es algo a largo plazo. Por ahora habrá que tenerlo en cuenta y estudiarlo, no significa hacer ninguna inversión", recalca, mientras recuerda que "el PSOE también estaba en esa línea". 

Por otra parte, el equipo de gobierno también tendrá qué determinar qué uso se da la Casa de la Juventud, tras el traslado hace unos meses de la Concejalía de Cultura al edificio de El Molino. Una decisión que Berzosa aboga por tomar en consenso con el resto de los grupos de la oposición, dado que requiere una inversión que podría oscilar entre los 300.000 y los 400.000 euros al encontrarse en unas condiciones muy deterioradas. 

El concejal de Cultura detalla que se han barajado varias opciones y que al parecer había cierto interés por parte de la Ruta del Vino, pero no se ha concretado nada.