scorecardresearch

Presumir de morcilla y plaza

A.C.
-

Un total de 82 vecinos han realizado propuestas que el equipo de gobierno valorará este mes para que la ciudadanía decida con su voto cuáles se incluirán en los presupuestos de Villarcayo de 2023, los primeros participativos

Una de las propuestas es unificar las tres céntricas plazas de Villarcayo y peatonalizarlas desviando el tráfico fuera de ellas. - Foto: A.C.

Una escultura dedicada a la morcilla, el embutido por el que se conoce a Villarcayo allende de sus fronteras y que llega a numerosos países del mundo gracias a las exportaciones de su industria agroalimentaria; un museo dedicado al Carnaval del que tan orgullosos se sienten los villarcayeses;o la unificación y peatonalización de las tres plazas ahora rasgadas por las carreteras que discurren por el centro de la localidad son algunas de las 82 propuestas remitidas al Ayuntamiento dentro del proceso de presentación de ideas de sus primeros presupuestos participativos. El pasado 30 de abril se cerró el plazo de recepción y del 1 al 8 de junio, solo los empadronados podrán votar todas las seleccionadas, ya con un presupuesto asignado, y así mostrar al equipo de gobierno qué Villarcayo quieren crear.

Los presupuestos de 2023 contarán con una partida de 200.000 euros para materializar las iniciativas ciudadanas, que el alcalde, Adrián Serna, califica de «muy positivas, porque permiten ver hacía donde llevar el municipio y qué quieren los vecinos». El equipo de gobierno hubiera calificado de éxito la llegada de 50 ideas, por lo que 82 superan con mucho sus expectativas «y están muy bien para los primeros presupuestos participativos», a juicio del regidor. De ellas, 54 se presentaron por vía telemática y 28 de forma presencial durante la Fiesta de las Asociaciones Merindades Castellanas o en la Oficina de Turismo.

Las hay de todos los tipos y llaman la atención los museos, porque además del de Carnaval también hay quienes proponen uno dedicado al libro y otro a la tradición. En el ámbito urbanístico, junto a la plaza, los ciudadanos reclaman un carril bici o pavimentaciones en las pedanías. En el ámbito del transporte, un vecino reclama un minibus que comunique los distintos municipios de la comarca, un asunto que el alcalde ya avanza que es competencia del gobierno regional y no municipal.

Pero quizás, en caso de resultar elegida en la votación popular, si podría ser factible otra petición, la de implantar un transporte público entre Villarcayo y Medina de Pomar. Tampoco el Ayuntamiento con sus presupuestos puede desarrollar una autovía a Bilbao, como solicita otro participante, pero si podría habilitar un aparcamiento de autocaravanas, otra de las peticiones.

Una discoteca sin alcohol los domingos es la propuesta para los adolescentes de un ciudadano, mientras que otro se postula a favor de un concurso de agility para perros, un deporte que consiste en que el can vaya sorteando obstáculos con su adiestrador al lado. Dentro del campo del deporte hay quien plantea que el Ayuntamiento organice una Feria de Caza, Pesca y Gastronomía y quien desea practicar la natación a cubierto en una piscina climatizada sin tener que desplazarse a Medina de Pomar, el único lugar de la comarca que cuenta con este tipo de instalación. Recuperar el patrimonio, en este caso, la necrópolis de la Peña de los Moros o de Peña Arena, en Bocos, también aparece entre los deseos manifestados por los vecinos.

Filtros. El equipo de gobierno ya trabaja en la selección de todas las propuestas que superen tres filtros básicos. Han de tratarse de competencias municipales, con lo que se descartan las relacionadas con vías de comunicación ajenas al Ayuntamiento o la Sanidad -competencia del gobierno regional-. Han de ser «técnicamente viables» y no estar ya proyectadas por el Ayuntamiento. Este es el caso de un rocódromo que pide un vecino y que pronto se va a sacar a concurso. Asimismo, sus presupuestos han de ser un máximo de 100.000 euros, puesto que una vez que los ciudadanos voten lo más les interesa entre el 1 y 8 de junio próximos, en 2023 se pondrán en  práctica un proyecto de 50.000 a 100.000 euros de coste, otro de 20.000 a a 50.000 euros, dos de entre 10.000 y 20.000 euros y dos de menos de 10.000.