scorecardresearch

Las matronas se plantan ante el plan de fidelización de EIR

GADEA G. UBIERNA
-

Critican que Sacyl ofrezca contratos de 3 años a quienes terminan y otros eventuales de meses a veteranas

Matronas de Primaria, del HUBU y del Santos Reyes explicaron por qué exigen la retirada del plan de fidelización de residentes. - Foto: Luis López Araico

Las matronas de Castilla y León iniciarán «de inmediato» una huelga de formación de residentes si la Consejería de Sanidad no retira el plan para fidelizar a las enfermeras que están terminando ahora sus dos años de especialización en esta materia. Es decir, las matronas dejarán de enseñar a quienes están haciendo ahora el EIR (formación equivalente al MIR de los médicos) hasta que Sacyl presente un plan de estabilización laboral para toda la categoría profesional y no solo para quienes terminan ahora su formación como especialistas. «Nosotras soñamos con un contrato así, de tres años, al que nunca hemos optado. Así que exigimos un concurso oposición que estabilice a toda la categoría o que ese plan se aplique a la bolsa de empleo», explicó ayer un grupo de matronas de Burgos, tanto de Primaria como del HUBU y del Santos Reyes (Aranda).

De no haber cambios en la iniciativa que Sacyl tiene sobre la mesa, se dará la paradoja de que quienes acaban de especializarse firmarán un contrato de tres años -con posibilidad de investigar y hacer un posgrado gratis- mientras que veteranas con años de experiencia encadenan contratos eventuales de tres y cuatro meses o, en el mejor de los casos, interinidades. «Van a pagar las residentes, que son quienes menos culpa tienen, pero no vamos a parar hasta que esto no se paralice», afirmaron, añadiendo que han registrado peticiones formales de retirada del plan de fidelización en la Gerencia Regional de Salud (Sacyl), pero también se han dirigido al consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, y están dispuestas a ir al juzgado si la vía administrativa se agota sin éxito. De momento, presentarán un recurso.

La clave del malestar está en el anuncio del plan de fidelización de residentes que se publicó en el Boletín Oficial de Castilla y León (BOCyL) del pasado 5 de septiembre. En el texto se especifica que Sacyl ofrecerá en Burgos 13 contratos de tres años a las mejores enfermeras que terminan ahora su formación como especialistas; 7 para trabajar en centros de salud de la provincia y 6 para el HUBU: dos de matrona, dos en Psiquiatría y dos en Pediatría.

Si no hay cambios, las aspirantes tendrán que elegir plaza el viernes 23 y, en el caso de las matronas, eso conllevará que desplazarán a dos de las veteranas que trabajan ahora en los paritorios del HUBU, donde «solo la mitad de la plantilla (12 sobre 24) tienen plaza fija». El resto encadenan interinidades o contratos eventuales; los más recientes, «de junio a septiembre» y «de octubre a enero». Esto, criticaron, «no puede ser, porque, al final, con el plan de estabilización de residentes nos van a expulsar a nosotras a otras Comunidades».

La situación no es mejor en Primaria, donde hay una matrona por centro de salud «y no hay sustituciones», subrayan. Si alguien falta, la cubren las compañeras, que solo cobran por este trabajo 'extra' a partir de los 20 días de sustituciones realizadas a lo largo del año.

Por todo esto exigen a Sacyl que actualice los méritos de la bolsa de trabajo de matronas (se rigen con la de octubre de 2021), que saque oposición y que pare la fidelización de nuevas matronas, la única que todavía no se ha parado. Las demás se han dejado en suspenso, al menos hasta principio de 2023, según comunicó ayer Sacyl.