scorecardresearch

La Junta dice no a poder aparcar en travesías de Trespaderne

A.C. / Trespaderne
-

Los técnicos rechazan la petición cursada por el Ayuntamiento y respaldada por la mayoría de los negocios, muy afectados por la prohibición de estacionar existente desde enero

La larga travesía de la calle Bilbao, la carretera BU-550, desierta de coches causa perjuicios a los numerosos negocios de esta vía. - Foto: A.C.

El pasado mes de junio, el Ayuntamiento de Trespaderne se dirigió al Servicio Territorial de Fomento para solicitar un cambio en el eje central de las dos travesías de la localidad de modo que se pudiera trasladar hacia un lado y permitir la señalización de una hilera de aparcamientos tanto en un lateral de la calle Bilbao, la carretera BU-550, como en la calle Miranda, la BU-530. En ambas se pudo aparcar hasta comienzos de este año, al hacerse una excepción que la Guardia Civil de Tráfico ya no está dispuesta a permitir. Y parece que la situación va a permanecer porque desde el Servicio Territorial de Fomento ven inviable el cambio.

Así se lo trasladó hace pocos días a la alcaldesa, Isabel López, el jefe de Sección que se desplazó a Trespaderne para observar in situ las dos travesías y efectuar mediciones. Las aceras han de quedarse como están y, en ningún caso, pueden estrecharse, según explica la alcaldesa, o también dejarían de cumplir la normativa. Así las cosas, con los escasos 8 metros de anchura de las dos travesías, Fomento dice no a señalizar una hilera de aparcamiento y estrechar los dos carriles destinados a los vehículos, pese al descontento que esta situación ha suscitado especialmente entre los propietarios de los comercios y negocios de hostelería que a comienzos de este verano aseguraban haber perdido clientela con el cambio. Ante la incomodidad de aparcar lejos de los locales, aseguran que muchos clientes optan por hacer las compras en otras localidades donde se les facilita el aparcamiento. Pero además, los empresarios igual que muchos vecinos lamentan la sensación de vacío y soledad que producen las dos largas travesías desiertas de coches estacionados. Ello conlleva velocidades inadecuadas y excesivas a las que sí pondrá coto el Consistorio con la colocación de varios lomos de asno y pasos elevados de peatones en las dos calles. En este caso, en Fomento si están dispuestos a informar favorablemente su instalación. Con ellos se frenará la velocidad de los coches.

Soluciones. Para «ordenar el caos» que se ha producido este verano en las calles secundarias de la localidad ante la imposibilidad de estacionar en las travesías, donde se han perdido cerca de 60 plazas de aparcamiento, la alcaldesa avanza que se va a estudiar una regularización de los sentidos de las vías con el fin de dejar muchas queden con una sola dirección, puesto que el aparcamiento a ambos lados apenas deja espacio para circular un solo vehículo. Su intención es llevar a la práctica estos cambios antes de Semana Santa.

Asimismo, la regidora anuncia que tratará de alquilar uno o incluso más terrenos cercanos al centro  y a los establecimientos comerciales y hosteleros para habilitar aparcamientos. El solar donde se instalan las barracas cada agosto durante las fiestas patronales ya está siendo alquilado por el Consistorio para esas fechas, por lo que López sopesa ampliar ese alquiler.

La alcaldesa lamenta la decisión de Fomento, pero insiste en que «no se puede ir en contra de quienes tienen la autoridad sobre la carretera». Aello añade que «durante los años en que se aparcaba se ha permitido, pero no había derecho a ello con la ley en la mano»