scorecardresearch

Quiñones promete «el dinero que sea necesario» para reforestar

SPC
-

El consejero replica a los socialistas que «pedir dimisiones no soluciona el problema de los fuegos»

Suárez-Quiñones (c), durante su reunión ayer con alcaldes de municipios afectados. - Foto: Ical

La Junta de Castilla y León pondrá sobre la mesa «el dinero que sea necesario» para llevar a cabo una reforestación completa del terreno abrasado por las llamas durante este calamitoso verano, en el que han ardido casi 100.000 hectáreas en la Comunidad. Una promesa que verbalizó ayer el consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, que recordó que el Plan de Recuperación Ambiental es «a diez años» y aseguró que «habrá el dinero que sea necesario para restaurar las plantaciones de árboles afectadas» por los grandes incendios. «La naturaleza tarda de uno a tres años en regenerar el pasto y el monte bajo pero el arbolado requiere un trabajo técnico a medio y largo plazo», indicó  en Zamora después de reunirse con 28 alcaldes y presidentes de juntas vecinales de municipios afectados por los graves incendios registrados en la provincia de Zamora.

«Muchos ayuntamientos que recibían ingresos importantes de la venta de la madera en subastas recibirán una compensación económica durante los próximos años», avanzó también el titular ambiental autonómico, que aseguró que «es una medida muy pedida por los alcaldes y que han recibido de una forma muy satisfactoria». En este contexto, Suárez-Quiñones destacó el paquete de medidas adoptadas por la Administración autonómica e hizo hincapié en las relativas a infraestructuras, incluidas las reparaciones que serán necesarias tras la saca de la madera quemada por el tránsito de camiones.

«Criticas de despacho»

Por otra parte, volvió a defender su gestión al frente de la Consejería, y reiteró que no dimitirá del cargo ante las numerosas peticiones de oposición, asociaciones de bomberos forestales y sindicatos. En este sentido, replico al Partido Socialista, el más duro en este sentido, que pedir su dimisión «no va a solucionar el problema», que catalogó como «global» debido a las «nuevas condiciones climáticas y de sequedad». Insistió en que esta crisis de incendios «solo se resolverá con una respuesta coordinada» y «atacando a las bases» en materia de normativa estatal y autonómica.

Además, acusó a los socialistas de hacer valoraciones«desde la comodidad del despacho». «Si alguien cree que esto es solo un problema de la Junta de Castilla y León, está dando un mensaje equivocado», concluyó.

Política partidista

Unas palabras que no tardaron en recibir contestación desde elGobierno de España, en boca del secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, y la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, quienes reprocharon a la Junta que haga «política partidista con los incendios forestales» al criticar «con argumentos peregrinos» el nuevo decreto por el que «se adoptan medidas urgentes en materia de incendios forestales».

Barcones acusó a la Consejería de Medio Ambiente de señalar que algunos «sistemas de extinción de incendios siguen siendo una competencia primaria del Estado» lo que es«un invento de la Junta para zafarse de la responsabilidad que le corresponde al Gobierno autonómico por su manejo de la política antiincendios, con las trágicas consecuencias que estamos sufriendo este verano en nuestra Comunidad». Al respecto, Barcones explicó que «las competencias absolutas tanto en prevención y extinción, como en restauración son de las comunidades autónomas».