scorecardresearch

El reconocimiento de una pasión

JUNIOR VIEIRA
-

La afición de Óliver Virumbrales por la música comenzó en el instituto Fray Pedro de Urbina. Bajo el nombre de Gato Gris, el mirandés opta a 4 premios en el prestigioso festival MIN 2022

La guitarra caracteriza la música de Óliver Virumbrales, quien compone y produce sus propias canciones. - Foto: DB

Desde muy pequeño, Óliver Virumbrales sintió que debía dedicarse a la música. Mientras sus compañeros jugaban en los recreos del instituto Fray Pedro de Urbina, él se subía junto a su profesor y practicaba con los instrumentos. Hoy, bajo el seudónimo de Gato Gris, aquel aplicado alumno mirandés aspira a premios en 4 categorías del prestigioso festival MIN 2022, que reconoce la mejor música independiente. Las votaciones están abiertas hasta el 15 de marzo.  «Es un respaldo moral bastante importante», explica el cantante, al que se puede apoyar en www.premiosmin.com/candidatura/gato-gris.

El confinamiento que toda España vivió durante 2020 ha dejado un recuerdo muy amargo. Sin embargo, Virumbrales aprovechó para retomar la música que tanto le gustaba y escribir Verano del 82. «Esta canción habla un poquito sobre que después de los tiempos que estuvimos pasando encerrados en casa, volverán las buenas sensaciones», explica el músico. La década de los 80 le pilló «muy pequeño», pero precisamente eso le sirvió para transmitir «tiempos de felicidad en los que no se tenían preocupaciones», afirma. 

Este sentimiento ha calado en el jurado del festival y ese sencillo es candidato a Mejor canción y Letra original. Además, el cantante optará al premio a Mejor artista emergente, así como al Mejor videoclip por el de su canción Bailas, dirigido por Óscar Garrobo. «Ves que lo que estás haciendo tiene nivel y está bien hecho», cuenta Virumbrales, quien también admite que «ganar va a ser muy difícil» porque compite con «artistas muy consolidados». No obstante, «estar ahí ya es un premio». 

Afincado en Madrid desde hace años, el músico comenzó su carrera musical en Miranda de Ebro de la mano del grupo Zoe. No fue hasta pasados unos años, cuando formó con su hermano la banda El Secreto de Amelie. «Entendimos que la capital era el lugar adecuado para hacer música», explica Virumbrales. Sobre todo porque «esta también es algo social, ya que te relacionas con otras bandas, tienes mucha vida social o vas a otros conciertos», añade. 

A día de hoy, el cantante está inmerso en un proyecto en solitario conocido como Gato Gris. «No tengo que pedir ni rendir cuentas a nadie», explica Virumbrales. «Intenta hacer las cosas según su punto de vista», una perspectiva que ha provocado que se vuelva a «reencontrar». La pandemia ocasionó que no pudiera plasmar ese proyecto en un concierto en vivo, pero «este año se va a enfocar por ahí porque parece que la cosa está un poco mejor». Virumbrales se define como «muy de su tierra» y afirma que intentará tocar en Miranda «por todos los medios», ya que para él se trata de «algo muy especial». 

De momento, el músico ya está inmerso en el futuro y «ya se va a presentar el primer EP y el segundo trabajo». Sin una gran discográfica detrás, él mismo se encarga de «componer, producir y editar» sus propias canciones. «Cuando te pica el mosquito de la música, te pica para siempre», admite Virumbrales.